Viajar con niños (0-2 años)

Las entradas siguen sin estar en orden y seguiréis encontrando viajes chuchehechos de solterita loca con estos que señalaré con este simbolito tan mono (los encontraréis bajo la etiqueta de niños)

caminata en gredosViajar con niños es un debate entre Alfo y yo (sip, Alfo que ya ha salido en algún viaje es el padre de la chuche). Un niño cambia muchas cosas y entre ellas la forma de viajar. Alfo es de la opinión de que hasta que tengan 5-6 años, como no se enteran de nada, no merece la pena trastocarles la vida con algo que no les va a llenar sino más bien aburrir, y es mejor ir a la playa y no complicarse. Yo por mi parte, siendo plenamente consciente de que los viajes tienen que ser modificados y tener aliciente para niños, creo que tenemos que compatibilizarlo de alguna manera (me cuesta mucho pensar que durante 5 años tenemos que despedirnos de viajar, la verdad). Al final nos hemos mudado a Finlandia así que hemos tomado la opción de “No nos queda más remedio”.

caminata en la veraAquí pretendemos compartir ideas/consejos que a nosotros nos han funcionado. Para empezar un niño cambia mucho con la edad, por eso iré actualizando la entrada con el tiempo. Y para continuar, todos sabréis que cada niño es un mundo. Aquí voy a explicar como es la chuche para que entendáis qué cosas nos han servido con ella (mi primer consejo, de hecho, sería que observéis a vuestro hijo y penséis qué cosas se adaptarían a él). Otro punto importante que se tiene que tener en cuenta y que cambiará con el tiempo es que los niños se habitúan. Si están habituados a viajar se adaptarán mejor que si es la primera vez.

La chuche ADORA comer, a los 6 meses se lanzó con los brazos abiertos a un mundo lleno de texturas y sabores, así que a la hora de salir de casa come lo que nosotros en cualquier sitio. Peeero le puede la curiosidad, desde que pasó del cuco a la silla ha sido imposible que duerma en el carro (como hijos de otros amigos hacen) Siente que algo se está perdiendo de lo que pasa en el universo y le cuesta un montón dormirse (y también echar la siesta) pero está cansada y no se siente agusto. Así que el tema de dormir es algo en lo que alfo y yo echamos tiempo. Viviendo en Finlandia, en la guardería la tienen dos horas al día correteando por el bosque (llueva, nieve o haga viento, que siempre lo hace, solo no les sacan si hace por debajo de -15ºC) Esto es importante porque está habituada a salir al campo, andar, a la nieve y al frío.

0-1 año

Alcalá de HenaresSinceramente creo que es la mejor época si pretendéis viajar, para así quitaros el miedo y la pereza (sobre todo la pereza que es lo que ocurre con los niños, todo se vuelve un poco más difícil y caotico). Existe un antes y un después en un niño y es ANDAR. Aquí dependen completamente de tí, solo necesitas una buena mochilita porteadora (en casa nosotros la bautizamos con el nombre de marsupio) que los bebes disfrutan mucho. El bebe no necesita tantas cosas, no os volvaís locos: La comida (en nuestro caso sus adoradas tetitas iban conmigo, o agua y leche de formula que junto con los pañales venden en todas partes, no hace falta ir hiper-cargado) y un sitio para dormir, como no se mueven tanto se pueden improvisar (nosotros teníamos entonces cuna de viaje). No hace falta nada más, en serio, juguetes no hace falta porque se entretienen con cualquier cosa, es muy fácil distraerles.

1-2 años

Marques de riscalCon los primeros pasos se abren camino en su independencia y crecen sus necesidades: no quieren estar todo el rato a cuestas, necesitan deambular (a su ritmo y en la dirección que ellos elijan, para que disfruten no se les puede imponer) y necesitan sus ratos largos de parque. También notamos que empieza a querer comer sola, vestirse sola, elegir cosas, y montar numeritos cuando quiere algo (está viviendo una adolescencia de bebé a niño). En casa poco a poco aprenderemos a gestionar las rabietas pero sabemos que en público tenemos la presión social! (mucho ánimo).

A esta edad, como el marsupio ya se le quedaba pequeño porque no podía moverse hicimos un upgrade a una mochila de montaña para llevar bebes que también le encanta. Principalmente la usamos para el campo (que en Finlandia hay mucho) pero tenemos unos amigos que también lo usan para ciudad. En cuanto a la alimentación, gracias al amor de la chuche por todo lo que se pueda comer, la cosa nos ha sido facil, pero para mucha gente es necesario salir siempre de casa con el preparado que sabes que el niño se tomará donde sea.

caminata en gredos

Como líneas generales de lo vivido hasta ahora resaltaría:

  • Destino: obviamente si has tomado la decisión de viajar con niños más allá de la playa es que estás dispuesto a salir de la zona de confort; pero eso no quiere decir que lo más indicado sea recorrer Ecuador en autocar. Con niños tan pequeños el rango de destinos en los que disfrutar del viaje y hacerles disfrutar a ellos no es muy grande y hay que elegir bien.
  • Alojamiento: lo mejor es ir de apartamento/casa rural o similar si es posible. Estás más a tu aire, tienes la sensación de que no molestas a más gente si viene una mala noche y te puedes adecuar mejor a las comidas/horarios del niño (por ejemplo si tu hijo es de purés, llegas haces una olla y luego ya vas tirando de ellos el resto del viaje)

Faunia

  • Tiempo: Antes de expatriarnos nos contaba un compañero de trabajo de Alfo que estuvieron 15 dias en Nueva York con la niña de año y medio, por las mañanas turismo, por las tardes parque -toodas las tardes-. En 15 días si vas sin niños te da tiempo a hacer miles de cosas, con un niño no seas ambicioso porque te frustrarás, tendrás que hacer más parones, dedicar tiempo a otras cosas, no podrás abarcar tanto turismo.
  • Planificación: No puedes llegar a una ciudad sin saber donde dormirás y ¡ey mira esos disfrazados de época vamos a seguirles a ver qué es!. Mira antes cosas, planea poco tiempo de turismo yyyy deja tiempo de parque/atracciones/animalitos/actividades/pintar/jugar.

porvoo

  • Horarios: Sabemos que es dificil pero, planifica todo para respetar sus horarios. A un niño le gusta ver siempre la misma película porque sabe lo que va a pasar, nosotros le estamos ofreciendo un desconectar de la rutina que es un placer adulto que no va a entender ni compartir (los niños de los viajes disfrutan de otras cosas no de la novedad). Nada de “bueno ya desayunamos bien y comeremos tarde” eso solo va a conseguir un ambiente hostil, al menos que el bebe coma y duerma a sus horas.
  • Anticipación: Está muy bien irles contando lo que va a pasar, como son muy pequeños tienes que contárselo justo unos minutos antes de que vaya a pasar en en el aeropuertoplan “ahora vamos a ver un barco ohhh! ¿sabes? un barco va por encima del agua!!! y nos vamos a subir, ¿quieres subirte?” y no decir cosas como “mañana vamos a ver un reno” porque no tienen ese concepto de tiempo aún y les vas a provocar ganas de algo que no va a pasar todavía.

Y por último lo mejor, la mayoría de niños que conocemos son madrugadores por naturaleza. Llegaréis a los lugares más turísticos cuando la gente aún se está desperezando en el hotel, y para cuando empiecen a masificarse estaréis ya placidamente acomodados en un café.

Maastricht

De casualidad en un mapa, era la ciudad más “grande” y a mano para pasar una noche. Pero de ella no sabíamos mucho antes de llegar, tan solo que fue donde se firmó ese famoso tratado de la Unión Europea. No me esperaba, desde luego, que resultase ser la primera ciudad de Holanda que realmente me gustó hasta la fecha (luego hice un viaje más exclusivo para conocer Holanda), y es por eso le tengo un cariño especial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Maastricht está sorprendentemente al sur de los Países Bajos, en una esquinita. Tan pegada a Bélgica que hasta parece que tiene cierta influencia francesa. Desde luego, tiene una atmósfera especial y diferente del resto del país.

Nos alojamos en el albergue stayokay que está justo en el río Mosa (lleno de cristaleras y enorme, muy tranquilo y limpio donde además nos dieron un mapa y nos explicaron qué ver en la ciudad) Aparcamos en un gran aparcamiento que hay justo al lado (lo cierto es que fue muy sencillo aparcar, que era algo que teníamos miedo)

La ciudad está dividida en dos por el río, en lMaastricht coblestonesa orilla en la que se situaba el albergue está el casco más antiguo y medieval de la ciudad y al otro lado una ciudad más moderna.

La misma noche que llegamos nos internamos en la ciudad vieja para llegar casi por inercia al ayuntamiento (stadhuis) del siglo XV, muy interesante, sobre su fachada se estaba proyectando una animación de la historia de la ciudad, holanda y la unión Europea. Acabamos con un poco de fresco pero encantados con la suerte que habíamos tenido y conociendo bastante más la historia de lo que íbamos a ver al día siguiente.

Al día siguiente, empezamos nuestro paseo por los parques que forman el cinturón verde que rodea la muralla medieval de la ciudad antigua (muy recomendable si hace bueno) De esta forma pudimos admirar la fortificación que antaño rodeaba la ciudad. Ha dos bastiones que tienen interés histórico “Hoge Fronten” en el noroeste y el “Waldek” en el parque que lleva su nombre al suroeste. Estas murallas, junto con los pasillos subterráneos están a veces abiertos al público. Recorriéndolos yo me imaginaba lo que debía haber sido atacar este fuerte, ya que las paredes interiores del bastión siguen llenas de armas listas para atacar.

Stadhuis Maastricht

Luego nos metimos a callejear a lo largo de estrechas y deslumbrantes calles adoquinadas, para admirar las elegantes casas de los siglos XVI y XVII, maravillosamente decoradas con colores vivos pintados y ventanas con flores. Con ellas conviven construcciones romanas y torres, paredes y puertas medievales.

Hay varias plazas en el centro de la ciudad, cada una de las cuales vale la pena visitar. Pasando por la puerta principal de la ciudad adornada con dos torreones, llegamos a Onze Lieuwe Vrouweplein, la plaza más popular. La Basílica medieval que está a su lado tiene una pequeña capilla con una enorme virgen dorada. De aquí al ayuntamiento se llega rápidamente todo recto. En la plaza del ayuntamiento, una vez a la luz del día, lo que más nos llamó la atención fueron las estatuas que hay.

Vrijthof Maastricht

Otra plaza que hay que visitar es Vrijthof, un lugar rodeado de árboles y terrazas. En ella se puede disfrutar del skyline más conocido de Maastricht, con las basilicas de Sint-Janskerk y San Servaaskerk (la más antigua de Holanda), y la casa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

de la guardia “Militaire Hoofdwacht”. A partir de este punto, ya veréis que todo se vuelve una gran zona comercial con mucho ajetreo, en la que se pueden distinguir algunas perlitas arquitectonicas escondidas como el Dinghuis (donde por cierto está la oficina de información y turismo) o el begijnhof (ya sabeis que soy super fan).

Por desgracia no tuvimos mucho más tiempo para cruzar el Mosa y descubrir la parte mas moderna de la ciudad pero creo que nos llevamos un buen sabor de la ciudad. Definitivamente pondría Maastricht en un puesto alto de la lista de lugares a visitar cuando se esté en Benelux o Alemania. Está entre los mejores cuando se trata de mezclar lo nuevo y lo viejo en una hermosa gama de historia y el color.

 

Plaine des cafres

Recientemente (durante nuestro viaje por las islas Galápagos) me acordé mucho una visita que hicimos en la isla de la Réunion. Enmarcada dentro de unas jornadas del sydicat d’initiative de la Réunion, nuestro amigo había reservado varías plazas para un recorrido ecológico por el bosque comunal de la Plaine des Cafres.

foret domaniale de la plaine de cafres

A parte de ver el frondosísimo y exhuberante bosque primario de la Fôret Domaniale de la Plaine des Cafres, nos explicaron el gran problema, que más tarde me he dado cuenta que existe en casi todas las islas, de defender las plantas autóctonas frente a las foráneas, sobre todo cuando éstas últimas provienen de los cultivos. Lo cual es ciertamente complejo. Se trata de un balance sostenible entre desarrollo y naturaleza (tanto más cuando se añade la dificultad de que las semillas no se esparzan)

helecho gigante

El pueblo se encuentra en una pequeña planicie del accidentado paisaje de la isla. En concreto se encuentra entre las paredes del volcán Piton de la Fournaise y las faldas del circo de Cilaos. Si os fijáis todos los pueblos de esta franja de tierra se llaman igual “la plaine de…” en concreto La Plaine des Cafres debe su nombre a los esclavos “cafres” que trabajaban en las plantaciones de la isla. Pero en el pueblo, salvo alguna pequeña casa criolla perdida, no queda nada de su pasado histórico.

plaine des cafres

Si alguna vez cae en vuestras manos una guía o información sobre la Réunion veréis que este pueblo no se visita exactamente por su bosque, sino porque es paso obligado para ir a Piton de la Fournaise. Al final del mismo se encuentra el museo de “La maison du volcan”, donde empieza el camino para las paredes del volcán. Cuando nosotros quisimos ir a verlo estaba cerrado por obras de remodelación así que nos quedamos con las ganas, pero justo en frente había un restaurante donde tuvimos la mejor comida de todo el viaje. Cocina criolla super rica.

llanuras al sur de plaine des cafres

Lo que sorprende de estas llanuras al sur del pueblo es el espectacular contraste paisajístico de la isla. Desde luego si te vendan los ojos no dirías que estás en África. El horizonte parece más bien sacado del corazón de Europa: Suiza, Alemania, Austria… vaquitas pastando en inmensos prados verdes de pasto. Ni rastro de los antiguos volcanes extintos y sus sinuosos caminos de lava… claro a no ser que te des cuenta de que en realidad estás precisamente sobre uno muy activo.

bosque plaine des cafres

Justo al lado norte del pueblo (y esta es la parte que no muchos turistas ven) el paisaje vuelve a dar un giro de 180º y se recortan las escarpadas montañas del circo de Cilaos que quitan el aliento, completamente recubiertas de vegetación tropical. Es al final del pueblo por su parte norte donde subiendo una pequeña carretera, entre una marea de casitas desperdigadas, llegamos al antiguo domaine. De él tan solo quedan las ruinas de tres casas criollas que dan la bienvenida.

bosque plaine des cafres

Así que debido a que nos retrasamos mucho (no fue por nuestra culpa, prometido, pero todos los franceses al ver un grupo de españolas lo dieron por sentado), pasamos corriendo por delante de los antiguos edificios sin pararnos a echar un vistazo y después de una pequeña zona cultivada nos metimos en un bosque profundísimo. Había un camino principal un poco más marcado pero todos los senderos de alrededor eran una maraña muy compacta que impedía que el sol llegase a la parte baja. Y allí poco a poco fuimos andando e identificando plantas.

fangan femelle

Aprendimos que sobre todo el bosque primario se compone de arbustos. Arbustos como el bois d’olive grosse peau, bois de bassin, bois de cafrine, bois de savon… todos con ojas alargadas y duras parecidas a las de los manglares, que pueden llegar a alcanzar una altura de 5 metros. Esto hace que a nivel del suelo los bosques sean tan densos porque no hay troncos grandes sino multitud de tallos. A parte de los arbustos que proporcionan frondosidad hay multitud de palmeras, el Benjoin (que es enorme pero está en peligro de extinción, huele a vainilla y se usa para perfumería y medicina tradicional) y los Fanjan. Éstos últimos son helechos gigantes arborescentes típicos de climas tropicales, que van creciendo poco a poco formando un tronco espinoso hasta alcanzar la altura de un árbol. La primera vez que los vi fue aquí y acostumbrada a helechos pequeñitos agazapados en la sombra, mirar hacia arriba para ver helechos me pareció impresionante. También me encantó ver algunas orquídeas salvajes en flor.

guarabero

En cuanto a especies invasoras, nos encontramos muchas en nuestro paseo, el principal enemigo (al igual que vi por ejemplo en Isla de Pascua o Galápagos) es el guayabero al que se le unen las begonias de los jardines, le tabac boeuf, lianas y la raisin marron.

antiguo domaine

Para proteger los bosques intentan quitar toda planta de éstas últimas que vean nacer y además en los restos de la casa del dominio tienen montado un vivero donde tras varias etapas de crecimiento siembran especies autóctonas. Después de unos años sembradas ya en el suelo las introducen dentro el bosque para que salgan adelante con un tamaño adecuado. Además después de la visita volvimos al punto de partida dónde nos regalaron plantas del invernadero animando a todos los réunioneses a sembrar en sus jardines plantas endémicas y así reducir el número de plantas invasoras.

Aachen

No es que tuviéramos ningún especial interés en ir a Aachen, fue la típica asociación que se dedica a pasear a los Erasmus la que nos llevó.

catedral aquisgran

¿Y por qué íbamos ahí? nosotros mismos no parábamos de preguntarlo. Como respuesta que obtuvimos fue que nuestra amiga Céline había estado allí de Erasmus y que al parecer era famoso por su mercadillo de Navidad.

rathouseplatz

Bueno por aquel entonces yo ya me había formado la opinión sobre los mercadillos navideños; había autobuses llenos de británicos que venían al de Lille para verlo, así que no me decía nada el que autobuses de toda Europa fueran a Aachen.

Si no los conocen pues imagínense que se venden cosas (recuerdos, regalos, comida y decoración navideña) menos chabacanas que en la plaza mayor de Madrid pero tampoco algo tan delicado como en los múltiples mercadillos de artesanos, que también ponen para esas fechas por distintos lugares de la ciudad. A partir de Noviembre se convierten en atracciones europeas. Me temo que no soy nada fan de ellos, no me parecen nada del otro mundo y no cogería un autobús expresamente para ello (a día de hoy ni siquiera viajaría a alguna gélida ciudad europea en invierno expresamente para ello contrariamente a lo que se fomenta en muchas páginas de viajes)

camara de la coronaNo obstante al llegar a Alemania, después de 3 horas de viaje desde Lille, allí estaban, en una enorme explanada decenas y decenas de autobuses de todas partes (la verdad que el número de autobuses era sorprendente).

Pero nosotros habíamos hecho los deberes antes de salir: Aachen (Aquisgrán o Aix la Chapelle que el nombre le ha ido cambiando) había sido capital de imperio de Carlomagno a pesar de su tamaño chiquitín.

Nos dirigimos inmediatamente al centro (que es todo peatonal) pero sabiamente evitamos el mercadillo de Navidad para dirigirnos hacia la catedral. Esta catedral es donde Carlomagno fue coronado. Entramos por un lateral donde se encuentra el magnífico tesoro de la catedral y aunque por fuera no sea impresionante (aunque si coqueta) el interior te deja sin palabras, o al menos a mi me dejó. Todavía hoy en día cuando veo fotos el interior me recuerda más a una iglesia ortodoxa que católica, está toda decorada con dorados y azules con lo que tiene una gran luminosidad a pesar de solo estar iluminada con velas. En el centro tiene una preciosa capilla octogonal (donde se encontraba el trono del emperador) y del que cuelga el gran candelabro con las velas. Por la parte de atrás le añadieron un ábside muy esbelto y las vidrieras (¡oh las vidrieras! Me entusiasmaron, es que hacían que todo fuese azul). Se puede subir a la planta superior para contemplarlo mejor, pero es muy recomendable darse un paseo por algunas capillas como la de Nikolaikapelle en particular que es extraordinaria.

ayuntamiento aachen

Salimos y nos pusimos a buscar algún lugar donde comer ya que la ciudad estaba repleta, esto nos obligó a separarnos en diferentes grupos y alejarnos un poco del centro.

antiguas termas aachen

Pero después volvimos a la plaza del ayuntamiento (Rathausplatz). El ayuntamiento también fue un antiguo palacio carolingio y domina con sus dos torreones y sus múltiples adornos en dorado y el colorido reloj. La plaza no es muy grande, y justo en ella estaban todos los puestecitos en forma de casitas de madera característicos de los mercadillos navideños. Por desgracia en este idílico paisaje también se encontraban los casi cien autobuses de turistas comprando.

Tomamos el glühwein (que es lo que se hace en estas ocasiones aunque me temo que tampoco soy nada fan de él) es el horrible vino caliente con clavo y demás especias y crepes como postre. Es cierto que hace mucho frío y tener algo calentito entre las manos te lo alivia, pero nunca llegué a encontrarle qué le ve la gente.

Mientras buscaba algo bonito para llevar, descubrí que me gustaron muchísimo los belenes alemanes, son una pequeña pirámide de madera y en cada planta se desarrolla una escena del Belen. Pero hacía tantísimo fío aquel Diciembre que pronto decidimos buscar refugio en una de las múltiples cafeterías, y no solo hacía frío sino también llovía (por este tipo de cosas estoy en contra de viajar a Europa en invierno)

mercado de navidad aachen

Así que al final renunciamos a ver mucho de la ciudad, algunos fuimos a tomar un café, otros a fumar unas shishas, otros a por chocolate… Cuando ya anocheció y dejó de llover, Zuazua y yo nos decidimos a dar un último paseo por la ciudad a ver si le veíamos algo más que el pequeño núcleo de la plaza central y alrededores. Bajamos hacia el otro lado de la catedral donde hay un parque muy grande. Justo al final del parque había una vista muy bonita de la catedral y se encontraba Elisenbrunnen, una especie de panteón griego que en realidad son unas fuentes termales muy antiguas. Volvimos hacia el mercadillo callejeando comprando en las pastelerías los dulces de jengibre, pan de especies y esa especie de turrón que venden en Alemania por Navidades.

Siete Picos

Con mucha alegría os voy a decir que esta excursión es de las rutas más agradecidas en la sierra de Madrid.

7picos-1

Pasé muchos años queriendo hacerla porque todos decían que era bonita. Todo sea dicho, cuando la hice con MA nos quedamos bastante perplejas: después de apenas 4 horitas andando estábamos ya con una cerveza en un bar del puerto, nos supo a poco.

Tiempo después me he dado cuenta de que es ideal para animar a la gente que apenas ha pisado el campo a un paseo por la montaña. Puedes prometer que SOLO hay dos subidas, que en 1 hora ya se está en la cima. Y ante la asombrada e insistente pregunta que todo el mundo hace de ¿pero nos vamos a tener que subir los 7, por qué no solo subimos 1? puedes contestar con una pícara sonrisa que “la sorpresa está en la cima”

subida de la pista del telegrafo

La ruta empieza en lo alto del puerto de Navacerrada. Dejamos el coche en uno de los aparcamientos y cruzamos la carretera hacia la pista del telégrafo. Se sube al lado de la valla del remonte, hay un camino que se identifica fácilmente y además mucha gente va por este camino. Pero es verdad que Alfo me dijo que empezaba como si te estuvieses colando en un sitio prohibido.

virgen de las nieves

Es una cuesta con pendiente pero muy corta (apenas llega a 1km), es justo lo suficiente que para cuando te empiezas a cansar  resulta que ya has llegado arriba del todo. Una vez allí vemos que los caminos van por la izquierda. Y digo “los caminos” porque en esta larga llanura que tenemos por delante se distingue un hormiguero de caminitos de arena que se dirigen hacia la pradera de Siete Picos. Da igual cual se coja, además todos se ven muy bien ya que apenas hay árboles altos, está todo lleno de pequeños matorrales de piornos que se ponen amarillo fosforito en primavera y jabinos.

pinar de valsain

Dejando a la izquierda un gran macizo de granito, donde hay una virgen, el camino gira poco a poco hacia la derecha y vamos viendo cómo será la subida final cuando hayamos recorrido toda la pradera (que me parece serán unos 3km desde que dejamos atrás el alto del telégrafo). Eso sí estos caminos que llevan a la Senda Herreros, en invierno suelen estar cubiertos de nieve y hielo y no se hacen tan fácil.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La ladera de Siete Picos, última cuesta que subiremos, la encontramos después de la llanura de arbustos que acabamos de pasar. La cuesta definitiva está realmente dominada por un frondoso pinar de pino de Valsaín. Las rocas de granito en el suelo y las raíces del bosque hacen que la subida parezca una escalera. Es fácil y está marcada por muchos hitos de piedras que han ido poniendo los excursionistas y montañeros. Eso sí hay tantos que a veces te desconciertan un poco, porque además sigue el hormiguero de caminos y parece que todos siguen a la cumbre.

cumbre 7 picos

De hecho si os metéis en la página de la comunidad de Madrid os animarán a no coger el camino principal, que es el primero a la derecha de la ladera según te la encuentras, sino seguir hacia la izquierda hasta la mitad del pinar. Yo la primera vez que hice esta ruta lo hice, seguíamos hitos pero acabamos en un camino sin salida teniendo que ir un rato campo a través hasta que encontramos otro. El motivo de alejarse es, en teoría, ver un circo que se formó en las glaciaciones cuaternarias… Interesante sí, pero al estar todo lleno de pinos lo que se ve es eso, pinos. Supongo que tienes que saber muucha geología para poder apreciarlo.

cumbres 7 picos

En fin, creo que merece más la pena ir por el primer camino según llegas a la ladera. Después de unos 2km más o menos se llega a la pedregosa cima después de atravesar el pinar. Esta cima claro, en realidad no es la cumbre, hay que atravesarla en oblicuo cuando ya casi no queda pendiente y ahí viene la sorpresa.

La primera vez, reconozco que me quedé igual de perpleja que toda la gente que los ve desde arriba por primera vez. Desde abajo tú ves claramente 7 picos pero una vez arriba cada pico es una acumulación inmensa de rocas graníticas apiladas por las que hay que reptar hasta la cima. El primero que hay que subir es el séptimo (pues se empiezan a contar desde Cercedilla) Todos los picos se pueden ascender trepando, alguno con un poco de dificultad, pero si uno es aficionado a hacer el cabra entre las rocas, disfruta.

cumbre 3 pico

Los picos están separados entre sí por pequeños collados por los que discurre el camino en la umbría. De este modo puedes subir a cualquiera de las torres que se suceden a lo largo de la cumbre. Este camino, no solo en invierno, sino también en mayo cuando la nieve no se ha derretido aún, es peligroso porque la nieve está congelada. Además con mucha nieve no se distinguen las rocas fracturadas de los arbustos. Así que vuelvo a repetir, es un buen camino para gente que no suele salir al campo siempre que jamás se haga con nieve (ni siquiera un poquito porque es entonces cuando es más traicionero)

2pico

Hasta ahora no os he hablado de las vistas de pájaro desde la cuerda. A la espalda se recorta la Maliciosa y la Bola del Mundo, a la derecha se atisba Peñalara y se ve todo el pinar de Valsaín a los pies. A la izquierda el Abantos y las Machotas y si el día está despejado hasta Gredos y enfrente El Montón de Trigo y la Mujer Muerta.

Al último pico que se sube es el segundo (el primero está muucho más bajo, cerca de Cercedilla) La cumbre es curiosa está dividida en dos partes, se nota que el granito es hasta diferente de los demás. Una parte siempre me hace mucha gracia porque parece que tiene una escalera natural tallada. Desde este último pico empezamos la bajada. Hay que alejarse del segundo y volver como hacia el tercero. Aquí el camino empieza bajar por una vaguada hacia el norte y dejamos las cumbres atrás para volver a meternos en el pinar.

camino schmid

La bajada es muy directa y rápida. En seguida se llega a un gran claro del bosque que es el Collado Ventoso. Con su gran pradera verde siempre ha sido el lugar ideal para parar a comer al sol o bajo los árboles.

En el Collado Ventoso cogemos la Senda de los Cospes, sale a la derecha adentrándose de nuevo en el pinar. Es una pista muy ancha marcada con puntos amarillos  en los pinos. Esta senda sigue bajando y engancha con el camino Schmid. Si, el famoso camino Schmid que une el puerto de la Fuenfría con el de Navacerrada, es la “gran autopista de la sierra de Madrid” Aquí te cruzas desde familias hasta con ciclistas que sortean como pueden las raíces y las piedras. El camino es prácticamente horizontal, suave y durante el deshielo lo cruzan miles de arroyos.

pista del escaparate

Llegado un momento el camino se cruza con una pista de esquí (Una vez en primavera la pista estaba abierta y hay que tener especial cuidado al atravesarla porque bajan embalados) Me dijo Alfo que se llama el Escaparate. Tras cruzarlas se llega al albergue de aviación, hay que coger la carretera asfaltada y ya se vuelve hasta el puerto. En total son unos 17 km con un desnivel de 300m (desde el puerto hasta el séptimo pico) que se salvan en dos subidas.