Salzburgo

Realmente un día descubrí que me moría de ganas por ir a Salzburgo. Era el 2006 y en todas partes se celebraban los 250 años del nacimiento de Mozart, pero 15 días antes del viaje ni siquiera había pensado que yo ese año estaría allí en Austria. Y por otra parte ni tan siquiera me lo imaginaba la mitad de bonito de lo que es. Salzburgo es uno de los principales lugares turísticos de Austria. Se autovenden a base de “Mozart” y “Sonrisas y lagrimas” lo cual es una pena porque realmente una ciudad cuyo casco histórico es patrimonio de la humanidad no lo necesita. Por si sola es todo belleza y solemnidad capaz de atraer a cualquier turista por muy despistado que esté (mi madre estuvo en Salzburgo y ni se enteró que allí rodaron “Sonrisas y lagrimas” por mucho que estuviese anunciado)

La ciudad se extiende bajo la fortaleza de Hohensalzburg, el castillo fortificado más grande y mejor conservado de Europa central. Así que nada más llegar, aparcamos sorprendentemente rápido el coche y fuimos instintivamente hacia el Altstat, resplandeciente con sus edificios blancos para poder subir al castillo. Llegamos a la Kapitelplatz, pasando por delante del museo de Salzburgo, donde a pesar de que una incipiente nieve estaba empezando a caer se estaba jugando un torneo de ajedrez (con tablero y piezas gigantes). Aquí al lado se encuentran enfrentadas la catedral y la residencia arzobispal que fueron nuestra siguiente parada. Ambas datan de principios del barroco (como casi todos los monumentos de la ciudad) por fuera tienen unas fachadas muy geométricas y simples (que con el color blanco le dan un aire muy solemne) y aunque en el interior abundan los dorados no están demasiado recargadas.

Desde la residencia arzobispal nos pusimos a callejear por entre las amplias (e increíblemente limpias) avenidas de palacetes blancos o de color crema, y decidimos preguntar por la casa de Mozart (10 minutos Norbi y yo intentando hacer la pregunta en un elegante alemán y cuando nos respondieron no comprendimos nada) Pero realmente es muy sencillo, la primera calle paralela al río es la Getreidegasse, y la casa donde nació Mozart, hoy convertida en museo que explica bastante bien el Salzburgo de aquella época, imposible de no ver ya que es la única que está pintada de un vivo color amarillo. Además esta es la principal calle comercial, y a parte de miles de artículos de Navidad, en todas las tiendas vendían los famosos bombones Mozartkugeln. La receta se hizo en el 1890 desde entonces en toda la ciudad los podréis encontrar estas bolas de chocolate, pistacho y mazapan.

Desde la Kapitelplatz se puede coger un funicular para subir al castillo, por supuesto nosotros subimos andando. Desde la misma plaza hay una especie de carretera (muy inclinada) que va rodeando la montaña. Lo bonito de subir de esta forma es que se tienen increíbles vistas de la ciudad e incluso se puede ver la ciudad que hay detrás de la fortaleza (el otro lado de Salzburgo) igual de bonito, además las cúpulas de las iglesias y las montañas nevadas del Tyrol hacían un paisaje de postal.

El castillo se construyó en el XI para defender el arzobispado que se fue ampliando (porque Salzburgo fue un arzobispado muy rico gracias al comercio de la sal y su política era como la de una ciudad estado). Una vez se entra en sus murallas se sigue subiendo (y este es el tramo con más pendiente) hasta el patio principal (la puerta es típica de castillo de película) El patio del castillo es enorme, de paredes blanco brillante. En su interior se pone una parte del mercadillo de navidad y hay un restaurante. Pero no pudimos entrar al interior y recorrer el castillo (cuando llegamos era muy tarde y la entrada tampoco es que fuera barata).

Bajamos por el otro lado hasta la abadía de St. Peter, donde mucha gente importante fue enterrada y tiene unas catacumbas curiosas. Comparada con las demás iglesias de la ciudad esta parece muy simple y sencilla pero su interior es magnífico. El centro histórico de la ciudad realmente deja sin palabras, me transmitió armonía y perfección.

Como habíamos aparcado el coche en la ciudad nueva ésta fue la última parte que exploramos. Entramos en los jardines del elegante castillo Mirabel, que tienen vistas a la fortaleza. Son muy bonitos (pero, sobre todo a juzgar por las fotos que trajeron mis padres, mucho más en verano que en invierno obviamente) Hay un pequeño laberinto, parterres de flores (las pobrecitas cuando yo fui estaban ya cubiertas por la nieve que estaba cayendo en ese momento, la primera de aquel año), e incluso un invernadero con plantas más tropicales.

Como guinda del pastel resultó que en nuestra gran planificación se nos había olvidado apuntar la dirección del albergue de Munich, así que nos dedicamos a buscar un cibercafe por esta zona. Hachis dijo “ahí hay una biblioteca a lo mejor tienen“, y en seguida leí “Mozarteum” en un edificio moderno de cristal y dije, “eso no es una biblioteca es un conservatorio“. Aún así fuimos a probrar suerte y nada más entrar conocimos a un pianista de Sevilla que había conseguido una beca y estaba estudiando allí. Nos llevo hasta los ordenadores donde la rubi y yo buscamos la dirección y mientras a los demás les confundieron con los participantes de un concurso coral (sería nuestro aire “bohemio” y el que fuésemos una pequeña “manadita” de 10 personas) así que nos invitaron a unos aperitivos (que fue nuestra gran cena gratis) con salchichas, los bretzels enormes, cerveza. En todo el viaje habíamos comido igual, recuerdo a Hachis diciendo “muy buena organización, se nota que nos esperaban, me encanta esta ciudad, es realmente tan acogedora con los extranjeros

La parte triste es que en nuestra rápida visita de 1 día en Salzburgo nos dejamos un montón de cosas por ver, como el monasterio capuchino en la parte nueva de la ciudad, o el barroco palacio de Hellbrunn a las afueras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.