Ese pequeño país llamado Eslovenia

Es que si alguien me hubiese dicho que estaría aquí, no le hubiese creído” era la frase que una y otra vez repetían todos mis amigos durante el viaje. En aquel año, a todo el mundo que contábamos dónde nos íbamos de viaje nos preguntaban ¿Y eso es Europa? a lo que yo respondía “si, y hasta tienen euros“. La pequeña Eslovenia ahora se ha vuelto un poco más conocida (o al menos eso quiero creer)

¿Por qué Eslovenia?

Eslovenia se puso en mi punto de mira muy tempranamente en mi carrera viajera, justo el verano del año anterior, el del 2006. Por aquel entonces un a migo solía salir a la montaña con una pequeña empresa de internet, a tu aire (ahora ha crecido mucho). En el verano de 2006 como al principio nadie se animaba a un viaje de fin de curso estuve tentada, por no ir sola a apuntarme al viaje para subir al Triglav que esta empresa montaba. Al final la vida da sus vueltas. Resulta que no fui ese verano, pero en el mes de septiembre conocí a Lev, un esloveno que estudiaba lo mismo que yo y nos hicimos muy amigos.

Eslovenia es un país que siempre recomiendo a todo el mundo que me pregunta por destinos. En 20 km cuadrados, combina pueblos 100% mediterráneos, con la alta montaña de los Alpes Julianos, pequeñas ciudades de marcado caracter eslavo y una red de kilométricas cuevas, con grandes colinas de viñedos. Después de todo lo que he visto es un país que me sigue enamorando y del que creo que jamás me cansaría. Rebosa naturaleza, como podría ser Suiza o Noruega, solo que aquí te transmité un no sé qué mucho más salvaje y en estado puro que en esos otros dos países.

Para llegar hasta allí compramos billetes de Charleroi a Ljubljana con la low cost Wizzair (que funciona francamente bien) Durante el vuelo me impresionaron mucho los Alpes ya que el avión desciende y sobrevuelas las montañas prácticamente al lado, se ven tan cercanas… Además es que hasta entonces no había visto los Alpes de cerca.

Pasamos dos noches en Lujbljana pero justo un día no teníamos alojamiento así que nos fuimos en tren hasta Trieste (realmente podríamos habernos ido a cualquier otro sitio, pero lo elegimos mirando con google ciudades medio grandes con albergue) Después de esta escapada a Italia volvimos a Ljubljana, al mismo albergue en el que estuvimos las primeras noches, ya para el resto de nuestra estancia. El albergue estaba bien, era muy curioso porque a la vez era albergue y gimnasio.Estaba un poco alejado del centro, pero por las mañanas nos movíamos en autobús y por las noches (grandes noches en Metelkova) llamábamos a un taxi. El albergue que cogimos en Trieste, estaba realmente lejos de la ciudad pero sobre todo tenía unos horarios de pesadilla.

Lo que hicimos fue usar la pequeña capital como punto de partida de excursiones de un día. Aprovechamos y fuimos a Postojna, en la misma linea de tren que va a Venecia, para ver las cuevas. En autobús fuimos hasta el parque nacional del Triglav y visitamos Bohinj y Bled, ambos sacados de cuento de hadas. Incluso nos atrevimos con una caminata y subimos Smarna Gora, una montaña cercana a Ljubljana donde, en su cima, se encuentra un antiguo monasterio. Y ya que habíamos llegado hasta aquí muchos no pudieron resistir la tentación de ir hasta Zagerb, yo creo que en ese momento de nuestras vidas, la capital croata era con diferencia lo más exótico en nuestro haber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.