Praga (Hradcany)

La silueta del barrio del castillo  es una de las primeras imágenes que se me quedaron grabadas de Praga. Yo estaba muy enferma, pero aún así afronté el frío del 1 de noviembre y fui hasta el río donde me quedé mirando la silueta del castillo pensando que era como volver a ver a un viejo conocido. Sobre una pequeña colina domina toda la ciudad, destacándo el campanario de la catedral de San Vito rodeada por los enormes muros de colores. Rodeando la catedral también se ve una fortaleza de paredes verdes y amarillas, acabada con una torre redonda a la derecha. Y todo este conjunto es conocido como el Hradcany.

Con casi el kilómetro cuadrado de área que ocupa, se considerada la mayor fortaleza medieval del mundo, emblema del gran pasado histórico de la capital Bohemia. Es grande, hermoso y siempre lleno de turistas.

Para subir hasta él, opté por la manera más natural, subiendo por las colinas de Malá Strana  desde la plaza de la iglesia de San Nicholas. Es una subida un poco empinada, pero más corta que otras. De todas formas el tranvía 22 tiene una parada en lo alto de la colina.

Una vez arriba, muchos edificios de coloridas fachadas se van repartiendo en plazas cerradas concectadas por pequeños pasillos o túneles. Codo con codo la riqueza arquitectónica es increíble y se mezclan fachadas neo-clásicas con barrocas y góticas.

La buena noticia es que en la mayor parte de los edificios visitables se pueden ver sin comprar entrada, pero para ver los mejores sitios sí que hay que pagar. Por ejemplo se puede visitar la catedral y ver la nave central de la iglesia pero para poder ver las magníficas capillas hay que pagar.

En la segunda plaza se haya imponente la gótica catedral de San Vito con sus 99 metros de campanario. Para entrar a ella hay que pasar por un portalón de bronce con tres puertas, profusamente decoradas. Por la fachada sur destaca la Puerta Dorada que debe su nombre al fondo rojo y dorado de los mosaicos venecianos, en la que se representa el Juicio Final.

La iglesia en su interior es una obra de arte impresionante. Personalmente me llamaron la atención las enormes vidrieras de cristal, en estilos completamente diferentes, probablemente indicativo de los diversos tiempos en que la catedral ha sido dañada y restaurada. Los murales en el interior eran extraordinarios, y lo escarpado de la estructura de la nave es abrumador.

Para visitar las capillas y la cripta hace falta un billete, como ya he señalado. En el Panteón Real se encuentran los restos de los reyes de Bohemia (incluyendo el propio Carlos IV) y Habsburgo.

La Capilla de San Wenceslao es una de las estancias más importantes de la catedral. Fue construida hacia 1362. Entre paredes pintadas con murales del 1500 se encuentra el altar de oro y piedras preciosas de la tumba del santo y se guardan parte de las joyas de la corona Bohemia.

En la misma plaza que la catedral se encuentra el palacio real. En él se pueden diferenciar tres niveles que corresponden con las distintas reconstrucciones. Comenzó en el siglo IX como un primitivo palacio de madera, y en el XII pasó a ser residencia de los reyes como palacio de piedra de estilo románico del que todavía se conservan algunos restos. En el siglo XIV, Carlos IV construyó una planta en estilo gótico, la más impresionante de todas, el  Salón Vladislav ¡¡con 13 metros de alto!! llena de nervaduras entrelazadas que pretenden conseguir un efecto vegetal.

En el tercer patio del castillo, detrás de San Vito, se encuentra la adorable basílica de San Jorge entre varios museos y tiendas de souvenirs. Es la edificación religiosa más antigua del castillo aunque despiste la fachada barroca que le pusieron en el XVII.

Fuera de los terrenos del castillo todo está rodeado los jardines realesde y bosques. Con restos de los antiguos bastiones, calles casi intransitables aún intactas y estrechas que serpentean por las colinas, fuera de la vista de las zonas turísticas. Bajé por la gran escalinata que lleva a los jardines del palacio palacio Wallenstein y de alguna manera, años después de este viaje mientras leía las últimas páginas de “el Golem” recordé paso a paso el paseo por esta bajada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.