Caserta

¿Ni idea verdad? yo tampoco lo había oído en mi vida. No obstante absolutamente todos hemos visto Caserta. ¿Y eso? pues “La amenaza fantasma” “El ataque de los clones” “Misión imposible III” “El código Da Vinci” “Ángeles y Demonios” y una larga ristra de películas italianas. Si, yo también estaba bastante asombrada cuando, una tarde en La Feltrinelli, me descubrí leyendo esto en un pequeño recuadrito en la guía Lonely Planet de la Campania explicando que era uno de los lugares imposibles de perderse.

Con semejante recomendación y llenísima de curiosidad (¿extraño no? un sitio del que nunca has oído hablar pero al parecer has visto repetidamente), en una hora llegué a Caserta en tren desde Roma. El pueblo en sí, no es nada, simplemente una urbe que fue desarrollándose alrededor, lo importante es la regia. Ha sido uno de los grandes descubrimientos de mi estancia en Italia, un lugar muy interesante, con mucho encanto y … desconocido para el turismo.

Resultó que Carlos III (si si, el mismo, yo siempre creí que sucedió a su padre Felipe V en el trono, pero no fue así, al menos no tan directo) mientras su hermanastro era rey de España, él era el Virrey de Nápoles y las dos Sicilias. Decidió que el reino de Nápoles necesitaba un buen palacio y mejor protegido, concretamente el palacio real está en una situación muy poco estratégica como habrán podido comprobar si han viajado allí. Así que se fue unos kilómetros al interior y mando construir la regia de Caserta, que viene a ser a Nápoles lo que Versailles es a Paris.

Creo que llegué bastante tempranito y no había nadie (luego a la salida la cola era tremenda) Se puede entrar a la regia o solo a los jardines (2€ la entrada), siendo fin de semana, un montón de italianos vienen para pasar el día con la bicicleta, hacer pic-nic, pasear al perro… He de decir que nadie me pidió nunca la entrada durante mi recorrido por el palacio, luego para entrar a los jardines si.

Desde la fachada entre Barroca y Neoclásica, al palacio real se entra por el interior de una galería que atraviesa todo el edificio hasta el principio de los jardines. Las dimensiones son impresionantes, creo de hecho que se trata del edificio más grande que se construyó en Europa en esa época, y consta de unas 1200 estancias. Entre los arcos de la galería se abren a cada lado cuatro patios iguales. Y justo en el centro se encuentra el vestíbulo para subir al palacio.

Bueno pues por este vestíbulo con su escalera de honor es la gran joya del palacio. Una increíble escalera de mármol blanco y rosa flanqueada por leones (todo muy regio) que lleva a otro vestíbulo superior. Este vestíbulo superior (centro exacto del palacio) me pareció realmente impresionante; sus columnas, dimensiones y decoración me causaron una sensación de vértigo (todas las escenas del palacio del planeta Naboo están grabadas aquí). Justo en este punto se encuentra una capilla (justo en el día que fuí en la capilla estaban rodando una escena de alguna película) y se empieza el recorrido por los demás apartamentos.

El recorrido por el palacio es enorme. Me gustó mucho, sobre todo si te gusta encontrarte estancias decoradas con el estilo de la época. Os recomiendo fijaros en los mosaicos con parqué del suelo, y la pintura de las paredes que también me pareció muy coqueta (y digo coqueta porque algunas estancias como la sala del trono son todo oro y esplendor, pero la mayoría de los apartamentos están decorados como si de una casita de muñecas se tratase)

Después me fui a ver los jardines, que son de proporciones aún más descomunales e insospechadas. A la entrada del jardín alquilan bicicletas para recorrerlos (que no sería tampoco mala idea) o caballos.

Cerca del palacío real, rodeándolo, se encuentra un jardín de estilo italiano con caminitos geométricos que recuerda a los de Bóvoli en Florencia y está cercado en los laterales por unos grandes árboles donde empieza el viejo bosque donde hay pequeños casinos (del estilo de villa Lante) y un estanque.

Realmente para un día de calor explorar las zonas a bajo los frondosos árboles del viejo bosque es lo más agradable pero si algún día vais a visitarlo, según se llega al parque, incluso antes de haber podido atravesar el jardín italiano en lo único que podreis pensar es en llegar al final del Passeggio.

El passeggio que hipnotiza al visitante, se trata ni más ni menos de una fuente de ¡3km de longitud! que baja desde la montaña hasta el palacio escalonada en varios niveles. Subiendo poco a poco, se pasa por diferentes terrazas con esculturas muy muy bonitas que adornan estanques, hasta llegar a la última. La fuente de Diana que se trata ni más ni menos que de una cascada de 80m.

Aquí arriba está la entrada para el jardín inglés, que empezó siendo un jardín botánico y también es muy agradable y fresquito. Durante todos los kilómetros del camino de subida no hay mucha sombra, salvo en los laterales pero no hay camino como tal bajo ellos.

Anuncios

Un comentario el “Caserta

  1. María dice:

    No lo conocía!

    Apuntado por si alguna vez me paso 3 meses turisticos por italia yo también…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.