Friburgo

Mmm Friburgo siempre ha sido un si, pero no… y es que es super fotogénica, en serio. En fotos es preciosa, la mires por donde la mires (la ciudad alta, la ciudad baja, el puente, las torres…) pero estando allí nunca acabó de convencernos.

Se supone que es la ciudad con tal número de casas góticas o barrocas que hacen que su casco antiguo sea de los más grandes de Europa. Y es cierto, se nota que hay casas muy antiguas, la haute-ville fue progresando, y es bastante animada, en ella se encuentran casi todos los bares y restaurantes y la basse-ville quedó para la gente pobre aunque con el tiempo las casas se fueron restaurando.

Según llegamos aparcamos no lejos de la plaza del ayuntamiento, después de haber dado unas cuantas vueltas. Y es que el horario de aparcamiento es muy limitado. L’hôtel de ville es un edificio muy bonito, con unos tejados y torreones sacados de un cuento de hadas y un gran reloj en la entrada (donde nos tomamos los bocadillos de queso que habíamos comprado en Gruyères).

Inmediatamente al lado, tenemos la catedral de Saint-Nicolas de estilo gótico tardío (a la que por cierto se llega por una pequeña calle adornada con una cursilería de dos enamorados… ese toque suizo de figuritas de madera pintadas). Bien en mi guía ponía “no se pierdan las esculturas del pórtico, blablabla…” yo miré al pórtico y me pareció que no tenían nada de relevante, deberían de estar pintadas de colores como en otras catedrales de ésta región de europa pero por la contaminación eran de un gris, y piedra especialmente feos, y tampoco se ve que las figuras sean bonitas … y de pronto me di cuenta … Si vais “FIJAROS EN LAS ESCULTURAS”

El interior es realmente bonito y cálido para ser una catedral gótica. No es como su exterior de piedra gris sino que abunda la decoración en dorado y azul que data del siglo XV, y al campanario se puede subir.

Despues de 2 horas por la haute-ville vagabundeando entre fachadas góticas y del renacimiento, las increíbles vistas del corte en la roca que deja el río La Sarine y más iglesias, movimos el coche hasta el otro lado del río. Cruzamos por el puente alto colgante que uno las dos peñas y allí encontramos una carreterucha que sale del pueblo de al lado Bourguillon, con sitios para aparcar y no son de pago. Fue por ahí por donde bajamos hasta la basse-ville andando.

Este camino da a la Porte de Bourguillon dónde se encuentra la capilla de Lorette y de ella parte un paseo peatonal que baja entre prados verdes hasta la basse-ville, dominada en todo momento por l’hôtel de ville y la catedral al otro lado del río.

Aquí comienza el barrio de la Planche, con los típicos graneros suizos (que no dejan de darte la sensación de prefabricados con esos colores que les ponen, por muy antiguos que sean) y un camino hacia la Abadía de Maigrauge, que está más alejada de las zonas habitadas en uno de los meandros del río, como de otro tiempo, y de la que sólo se puede visitar la iglesia.

Atravesando la Planche con sus placitas y fuentes (y el macroaparcamiento), se llega a otro de los meandros del río desde el que se ven las casas del barrio de l’Auge colgando de los acantilados y el puente de Berna (precioso puente de madera cubierto y muy adornado con flores) que une la ciudad baja con la alta.

En resumen se podría decir que la basse-ville es más bonita y anclada en el tiempo que la haute-ville aunque eso sí tiene pinta de más sosa y formar parte más de un pueblo que de ciudad. Pero en general el conjunto sigue sin convencer.

Si decidís hacer una parada en Friburgo mi recomendación sería una parada del coche 1min a tomar una foto desde la place du Pertuis (donde sale el viejo funicular para subir y bajar a los dos niveles de la ciudad) en la haute ville. Desde aquí se tiene la mejor panorámica con los torreones escalando las montañas. Y luego ir hacia Bourguillon, aparcar y bajar por el paseo bucólico entre los praditos para darse una pequeña rápida vuelta por la basse-ville. Y habrán captado fundamentalmente todo lo que la ciudad tiene que dar, ya que una exploración más profunda no contribuye mucho más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Suiza y etiquetada como .

4 comentarios el “Friburgo

  1. Ana dice:

    Hola, estoy planeando un viaje a Suiza y veo que has estado en Friburgo y también en Berna. ¿que ciudad es más recomendable para visitar?
    Muchas gracias

  2. anónimo dice:

    Friburgo uno de los lugares mas bellos de suiza

  3. Ana dice:

    Ok, gracias. Tengo pensado visitar estas vacaciones algunos de los sitios de los que hablas por aquí; si lo hago ya comentaré. Y las fotos… la verdad es que están bien, ¡Me gustan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.