Glen Affric día 1; el valle del río Affric

Por fin empezaban nuestras vacaciones alternativas del todo. Recorrer durante 4 días sin toparnos con nada de civilización el parque natural del Valle del río Affric, Glen Affric.

Glen es la palabra gaelica que significa valle glaciar, es decir en forma de v. El Glen Affric se extiende desde Cannich (pueblo creado para los trabajadores de una compañía eléctrica) hasta Morvich (cuatro granjas un poco menos apartadas que el resto y un pub). En realidad es un camino que se hace en dos días pero en su interior pensábamos dar algunos rodeos y perdernos un poco (como viene siendo habitual en nosotros).

Para llegar hasta Cannich desde Inverness hay un servicio de autobuses pero el aparcamiento del Glen Affric está a 16km del pueblo. Así que llamamos a Ross minibuses y fuimos en un minibus por muy buen precio (éramos 10 personas). Nos alegramos un montón de hacerlo porque nos tocó un conductor super simpático que nos fue contando un montón de historias y anécdotas por el camino.

Nada más llegar, antes de bajarnos del autobús, nuestras bocas se abrieron y nuestras caras reflejaban una mezcla de espanto y asombro. Prometí que la crónica iba a empezar así:

Ante la avalancha de información en internet sobre las “temibles” midges, llegamos a la conclusión de que eran leyenda urbana. Pues no, no lo son, ahí estaban, nubes enteras de una especie de mosquito. Por mucho repelente que nos echamos nos picaron. Picaban en cualquier parte donde no tuvieses repelente (léase cuero cabelludo, o cuidado cuando vayas al baño…) A cualquier hora del día, según te detenías a echar una foto ahí que te rodeaba una nube (mientras andabas era soportable, cuando te parabas un infierno) Y las picaduras no picaban el primer día (bah, pero si no es nada solo una manchita roja…) Pues cuando ya a los dos días ni teníamos manchitas rojas a todos nos empezó a picar el cuerpo y donde había habido manchitas crecieron bultitos.

Serían poco más de las 11:30 cuando empezó nuestro camino, esta primera etapa iba a ser muy relajada de unos 16 km en llano hasta Alltbeithe.

Empezamos rodeando el Loch Beneveian y el Loch Affric por el lado sur. Normalmente se hace por el norte, donde se encuentra el Lodge Affric, una caseta de pescadores que habilitaron para bodas. Como estaba lloviendo el chauffer nos recomendó evitar el camino del norte más embarrado.

Esta primera parte del camino es realmente muy bonita, discurre por una pista forestal donde abunda el brezo morado y es la única zona donde quedan restos de bosque de pino caledonio (que como en todos los países europeos se fueron talando para mástiles de barcos y luego vigas para las minas) En frente teníamos la vista de los picos que conforman el glen y cómo los ríos abastecen a los lagos cayendo en forma de cascadas.

Pasados los lagos cruzamos el río Affric por el puente que hay en Athnamulloch (una especie de “poblado” donde principalmente viven los guardas forestales del parque) Seguimos paralelos a su curso por un camino solo para personas mucho más embarrado, no obstante bien cuidado.

Justo al término de los lagos el cambio de paisaje es radical. Pasamos a una interminable pradera verde que iba desde el río hasta las redondeadas cimas de las montañas (con unos toques rojizos que al día siguiente identificaríamos como nuestro “querido” musgo-esponja) además el camino discurría más por la ladera de la montaña así que pudimos acercarnos a una de las muchas cascadas y pasar un buen rato.

Ya fuese por que nos veíamos con fuerzas, porque el nivel de aventura estaba este día bajo, porque fuese un camino fácil y sin desnivel, etc el caso es que la falta de dificultad física y técnica nos hizo avanzar muy rápido pese a los kilos que cargábamos en nuestras mochilas. Aunque habíamos calculado que tardaríamos más de cuatro horas a las 16:00 ya habíamos llegado a Alltbeithe que es donde se encuentra el único Youth Hostel del mundo al que solo se puede llegar andando. No teníamos necesidad de agua caliente, ni comodidades (sobre todo cuando habíamos ido a buscar aventura y no habíamos tenido un día muy “emocionante”) así que decidimos acampar. Lo único que no se puede acampar cerca del hostal “los clientes no pueden ver las tiendas”

Avanzamos hasta la bifurcación del río por los valles Fiunnglean y Gleann Gnìomhaidh y allí encontramos un lugar increíble para plantar las 5 tiendas. Fue tan fácil que ahora sabemos que fue pura suerte encontrarlo a la primera.

Este día nos enfrentamos a otro problema; la lluvia. No paraba de llover a intervalos, así que cuando dejaba de llover aprovechábamos para montar las tiendas, preparar la comida, salir a dar un paseo, discutir la ruta del día siguiente, y mientras esperábamos dentro de las tiendas a que parase de llover.

Esa noche tuvimos a nuestro primer visitante, me desperté con ganas de ir al baño cuando oí como cuando un perro se sacude el agua… la verdad pensé que era un zorro y que nos debíamos ir despidiendo de la comida de nuestras mochilas cuando me dí cuenta de que ya no oia nada. Así que salí con el frontal y de pronto vi frente a mi a un ciervo que había bajado a beber al río. Era un macho, como los que vimos que acababan de cazar en el hostel. Y me sentí más animalito que nunca, no paraba de mirarle mientras me alejaba de él desconfiadamente para poder ir al baño, y el no paraba de mirarme desconfiadamente para poder beber tranquilo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.