Luxor

Después de 4 horas y media en un vuelo chárter, aterrizamos en Luxor, la ciudad de los palacios.

El primer recuerdo es que el ambiente era más húmedo y, para ser febrero, el tiempo mucho más cálido. El pequeño aeropuerto estaba sorprendentemente bien organizado, miles de turistas se bajaban a la vez y hacían cola para comprar el visado. Nosotros que habíamos pasado por la embajada de Egipto en Madrid ya lo llevábamos, esperamos con nuestro guía a que los demás saliesen.

Nos montaron en un autobús, y tuvimos nuestro primer contacto con los gorrillas del país. En seguida se acercaban personas a intentar “ayudarte” con la maleta a cambio de propina. El guía “pepe” nos avisó que esto sería así en todo el viaje, que no dejásemos que cogiesen nuestras maletas y pasásemos de ellos.

Hablar de Luxor es recordar la primera vez que viajé sola, esa sensación de cuando todo es nuevo y no puedes comparar con algo conocido. Pese a que cruzamos como un rayo toda la ciudad, yo no hacía nada más que mirar por la ventana con avidez. Quería que todo se quedase grabado en la retina. Me llamaban la atención desde los minaretes de las mezquitas hasta los policías.

Llegamos al puerto donde había una primera línea de calesas negras decoradas con colorines. Después se encuentran aparcados los barcos. Como el muelle es pequeño y la cantidad de cruceros tremenda, aparcan en paralelo, de forma que para llegar al nuestro, había que pasar por 3

Al principio miramos llenos de emoción el primer barco que era todo lujo. Nos dijeron que había que continuar, y pasamos a otro, bastante decente, luego a otro un poco más cutre y por último el nuestro. Si, era cutre, pero es que el viaje entero nos salió por 500€ Al entrar en el camarote, descubrí una cucaracha en mi baño (y pensé mi madre no podría venir a un sitio como éste)

Comimos, lo que resultó ser el menú que pondrían tooodos los días, incluso en los restaurantes cuando comíamos fuera (menú para turistas a base de arroz blanco y pollo) acompañado las mejores mandarinas y dátiles de mi vida. La tarde la teníamos libre.

Salimos como polillas por la ciudad, sin saber muy bien dónde ir. Por las calles había gente sentada en las aceras como dejando pasar el tiempo, con metralletas entre las piernas. Al rato ya nos acostumbramos a esto, era algo habitual como fuimos descubriendo durante el viaje. En las calles había un montón de calesas (a las que ignoramos) y gente con carritos vendiendo fruta.

Sin llegar a ningún mercado, pasamos por tiendas de lo más curiosas y cuando ya nos cansamos, nos sentamos en el bar más cutre a tomar té y shishas. Hasta entonces nunca había fumado en pipa de agua, pero el olor del vapor del tabaco impregnado en melaza de manzana acompañó todo el viaje. Todavía hoy en día si voy a algún bar a fumar justo ese olor me recuerda a Egipto.

A la mañana siguiente nos dedicamos a las excursiones de rigor de los yacimientos arqueológicos. Después de Karnak a las afueras, llegamos al templo de Luxor, el de Amón-Min. Creo que es el templo más bonito que he visto, la palabra que usaría de hecho es delicado.

Se entra por la avenida de esfinges que lo une con el de Karnak. En su puerta hay dos estatuas colosales de Ramsés II y un solo obelisco (el hermano es el que está en la place de la concorde) Aunque esto estropee su simetría, nada más entrar no puedes de dejar pensar en lo delicadas que son las líneas en este templo. Es alargado por lo que es fácil de visitar. Tiene dos grandes patios rodeados de una gran columnata para perderse y en su interior hay una mezquita. Si se sigue rebuscando también están algunos restos de frescos de una iglesia copta que en tiempos romanos también albergó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Egipto y etiquetada como .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.