Parque Nacional Jostedalsbreen

Jostedalsbreen 1La noche que pasamos en Stryn nos tocó la difícil decisión de por donde entraríamos al parque nacional del glaciar Jostedal: Jostedalsbreen, que se trata ni más ni menos que del glaciar más grande de Europa.

Desde Stryn hay dos posibles entradas, una a la parte más turística hasta la rama del glaciar que se llama Briskdalbreen que discurre por un camino lleno de encanto. Y otra menos impactante pero sin embargo llega a una parte del glaciar mucho más bonita (y menos transitada) Dado que después teníamos que ir a Geiranger, por motivos logísticos ganó la tradicional y turística. Por la mañana tiempo amenazaba con lluvia pero por suerte, al final solo se quedo en amenaza.

Fuimos hasta Loen cogiendo la carretera que bordea el Nordfjord. Es muy bonita porque va casi al ras del agua y a ambos lados tienes la pared vertical de las montañas.

Jostedalsbreen 2

Pasado Loen nos metimos hacia el interior de forma que, antes de llegar nos tuvimos que parar para contemplar el maravilloso y enorme lago Lovatnet y las cascadas que caen desde lo alto de las montañas hacia el lago a lo largo del valle. A lo lejos entre las montañas que encañonan este lago ya se pueden divisar algunos glaciares. En este mismo lago vimos unas cavins realmente muy bonitas para quedarse (de estas que tienen hasta hierbecita en el tejado, una pena que teníamos pensado pasar la noche en otro lugar).

Jostedalsbreen 3

Una vez en el parque, dejamos el coche en el aparcamiento (se paga para todo el día) e iniciamos el camino de subida al glaciar. Antes de empezar hay un cartelito de madera que estima más o menos el tiempo de subida hasta los diferentes puntos del camino, pero eso sí debe de estar estimado a velocidades de viejecito noruego machaca, porque nosotros tardamos un montón (también puede ser que fuésemos a paso de tortuga).

Briksdalbreen

En la entrada al parque además te ofrecen la posibilidad de coger un pequeño cochecito para subir un buen tramo del camino, y algunas posibles excursiones como un paseo en zodiac por el lago al que va a parar el Briskdal o caminata por el glaciar con guía.

Elegimos para subir el camino angosto, que es el original, dejando a la derecha carreterilla de tierra por la que suben los vehículos (por los que van los viejecitos ricos que vienen de los cruceros).

Jostedalsbreen 4A medida que fuimos ganando altura el glaciar va dejando ver toda su majestuosidad y ofreciendo sus colores blancos y azulados. Aunque no sólo hay que dejarse hipnotizar por el glaciar que se ve a lo lejos en todo el camino. Merece la pena mirar alrededor (hay muchos miradores para ello) y ver miles de cascadas entre la vegetación de las montañas.

Llegamos a la laguna de color verde esmeralda y la rodeamos para acercarnos al hielo. Para ello pasamos dos vayas que indican lo peligroso que es un glaciar y que a partir de ellas vamos por nuestra cuenta y riesgo y por fin pudimos ver semejante maravilla de cerca. Es realmente impresionante ver de cerca el glaciar ya que de lejos parece un montón de nieve aunque realmente está formado por trozos de hielo tan grades como una persona que tienen un color blanco azulado.

Me quedé realmetente con las ganas de realizar un paseo por el hielo (hay tantas cosas que aun nos quedan por ver… otra vez será). A pesar de todo nos sentamos durante un buen rato a contemplar y a meditar en silencio asomados a una especie de terraza que forman las piedras justo encima del lago, y por una apuesta tonta de éstas que se hacen por las noches con unos cuantos vasos de vodka me tocó quitarme la ropa y quedarme en bañador en medio del glaciar.

Jostedalsbreen 5

Después de un par de horas emprendimos el camino de regreso y esta vez lo hicimos por la carreterilla de tierra para no perdernos la gran cascada por la que baja el agua de éste lago. La carretera está dispuesta de tal forma que se cruza justo por la cascada, el camino pasa tan de cerca que el agua te salpica, es todo tan impresionante… la única pena es que aunque se trate de una de las mayores reservas de renos de Noruega, no vimos ni un bichito, eso sí nuestra amiga Bea nos dijo que es que se ven mucho más en otoño.

Jostedalsbreen 6

Regresamos por la misma carretera camino de vuelta al pequeño pueblo de Olden. Un pueblecito típico con algunas casitas de madera desperdigadas, muy pequeño. Tuvimos la suerte de localizar un super donde compramos comida y  aprovechando un merendero en zona estratégica, comimos contemplando las montañas completamente nevadas a pesar de ser verano, a las que nos íbamos a dirigir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.