Moules frites

Los moules frites son un plato típico en Bélgica y por extensión, el norte de Francia. Pero al igual que no sólo en Normandía hay crêperies, en general en muchas brasseries de Francia es fácil encontrarlo.

Recuerdo el día que llegué a Lille, salí de la gare Lille-Flandres y me encontré rodeada de brasseries con grandes letreros anunciando “Moules frites“. Mentalmente hice traducción literal y pensé “argggg mejillones fritos ¿¿cómo puede ser eso el plato típico??

Días después me enteré de que frites tenía relación con las patatas fritas, así que me volví a imaginar unos mejillones de lata con patatas fritas, y la imagen a mi estómago le resultó aun más impactante.

Sinceramente, los mejillones no son lo mío (o más bien no eran lo mío) Los consideraba cosas insulsas y chiclosas, así que pasaron dos meses hasta que mi madre vino a verme y fue ella la que si que se animó a probarlos. Yo aproveché y me armé de valor.

El veredicto de una persona a la que no le gustaban los mejillones es, que los moules frites son una delicatessen.

Están riquísimos y son muy muy sabrosos. Aunque la base del plato sea muy simple, mejillones cocidos, parte de la idea del plato es jugar con los diferentes sabores que se les puede dar. No se trata de simples mejillones al vapor. En su cocción se incluyen hierbas, puerros, especies, ajo, cerveza (normalmente de la propia brasserie), mantequilla, todo depende del sabor que se les quiera dar, hay miles de combinaciones diferentes.

Además en la cacerola donde los sirven queda la salsita de la cocción que permite la perversidad de mojar las patatas en ella, mi preferida es la de crema con ajo.

No tiene mucho más misterio, es un plato muy simple como pueden ver. Para comerlos, la idea es que la cáscara del primer mejillón que comes se use como pinza para ir sacando los demás mejillones de sus cáscaras y de vez en cuando se mojan las patatas en la salsita. Todo eso acompañado con buena cerveza.

Cuando se convierte en algo realmente importante y grande es el día de la grand braderie en Lille. Ese día todo el mundo come moules frites y las cáscaras de los mejillones se amontonan en las puertas de los restaurantes para ver quien consigue la pila más grande.

Anuncios

2 comentarios el “Moules frites

  1. alfo dice:

    mmmmmmmm!
    me han entrado repentinas ganas de pasarme por la rue des Bouchers y pedir unos pocos en Chez Leon…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.