Dinant

Dinant es la joya de Wallonia. Cuando se piensa en Bélgica todo el mundo la identifica con las monumentales Gante y Brujas. Pero Dinant sería el equivalente valón a la flamenca Brujas (en cuanto a que es pequeñita he impactante).

El que por qué pasa desapercibida es para mi una gran incógnita. Supongo que es porque en general la zona wallona es una gran desconocida para el turismo. Desde que la descubrí hace ya unos años, he tomado por mía la misión de convenceros de que tiene que estar en vuestros planes en un viaje a Bélgica.

Dinant

La hija del Mosa tiene sus modestas dimensiones como pueblo, pero es un lugar encantador, evocador y muy atrayente. Se encuentra a unos 20km de Namur, a las orillas del río.

Como la primera vez que visité la ciudad fue recorriendo toda la rivera desde la capital valona, creo que puedo decir que si este paraje natural me parece lo más bonito de Bélgica (con sus plácidas aguas, redondeados montes cubiertos por espeso bosque y pequeños castillos como el de Montaigle y Poilvache, oteando desde sus profundidades) Desde luego el punto culmine es el llegar a la pequeña ciudad de Dinant.

El mosa

Es el máximo exponente en la definición de ciudad lineal y es que tan solo tuvo espacio para desarrollarse entre el río y un gran acantilado. En menos de dos calles paralelas pero muy alargadas, abundan las fachadas estrechas y coloridas, de sus casas de 3-4 alturas con tejados de dos aguas. Y allí estaba yo mirándolas embobadas y riéndome porque solo me recordaban a una cosa ¡la casa de los playmobil!

Justo en el centro encajonada en el acantilado de 100 metros se levanta la imponente catedral de Nuestra Señora de Dinant (aunque nosotros la bautizamos como Nuestra Señora de Gotham por motivos estéticos) Es completamente gótica con interesantes vidrieras pero sin dudarlo lo más impactante es el increíble campanario de pizarra en forma de bulbo gigante. Su verticalidad unida a la mole de piedra la hace magnífica.

El Mosa

Detrás de ella están las escaleras de 420 escalones sacados de la roca, o el funicular, hasta la cima. Allí se alza una ciudadela levantada por los franceses en el primer tercio del siglo XIX, sobre los restos de una anterior. En el siglo XI se levantó en este punto un fuerte para proteger los únicos cuatro puentes que había sobre el Mosa. Las vistas son magníficas desde la cima: las construcciones parecen fundirse, unas con otras y de entre ellas sobresale el monumental campanario. La fortaleza en sí (vistas a parte) no es que sea espectacular, es estilo Vauban, tiene un parque en su patio y en sus dependencias se representan escenas bélicas. Dinant tuvo papeles muy importantes en las dos guerras mundiales y explican un poco la historia de la ciudad.

Ciudadela vauban

Un delicioso detalle que descubrí la primera vez es que la calle principal anda plagada de pastelerías. A parte de degustar bombones o chocolate caliente (hacía -10º) viendo plácidamente las aguas del río. Están las galletas con formas inimaginables. Por un lado las de caramelo speculoos, y por otro las más consistentes couques (duras como un ladrillo, pero deliciosas)

Y si todo esto os parece poco, si las fotos no os impactan, si el paisaje no es excelente… al final del pueblo (en su extremo más norte) se encuentra una abadía no poco famosa en el mundo entero: ¡¡Notre Dame de Leffe!!

Riviera del Mosa

La primera vez que fui he de reconocer que no la encontré, porque está al final final del mismo, pero la segunda vez como iba en un viaje temático cervecero fui con los deberes bien hechos: Tenéis que ir por el paseo del río y pasar todo el acantilado, la oficina de correos, veréis una pequeña capilla picuda (ya estáis cerca, esa es la capilla de Leffe) y en la última calle girad a la derecha. Ahí veréis ese campanario que aparece en todas las botellas. Se puede visitar solo parcialmente porque desde 1152 siguen viviendo monjes en ella, y entre sus muros, reconstruidos muchas veces hay una importante colección de vidrio.

LA CERVEZA:

Notre dame de leffe

Realmente hace mucho tiempo que ya no se hace cerveza en la abadía, justo al lado de ella hay un museo dedicado a la famosa marca y al cómo se hace. La historia dice que en 1240 le fue vendido a la abadía una bradesserie que acabaron trasladando al interior de la misma y donde desarrollaron la receta de la cerveza hasta la época napoleónica en que se paró su producción.

En 1950 un monje rescató las recetas tradicionales y se volvió a brasear la Leffe Brune (la original de la abadía). Además hasta ese momento también había recetas de cuatro variedades más, cada una con un carácter muy preciso. Fue la demanda de los consumidores la que hizo que en 1977 se buscase el soporte financiero de la Brasserie Artois (si la de la Stella Artois, que es la que ahora lleva la firma Leffe)

9_blonde_triple

Hoy en día la variedad que hay en el mercado es monumental:

Leffe Brune: Receta original de la abadía.
Leffe Blonde: La rubia y la más vendida de la marca.
Leffe Radieuse: Está fabricada a partir de una selección de lúpulos especial que la hace más amarga.
Leffe Triple: Cerveza con tres fermentaciones. Tiene un color más claro porque para alcanzar la tercera fermentación hay que mezclarla con agua. Aunque es una triple y por lo tanto es más alcohólica que la blonde y la brune, no llega a los grados de alcohol que consiguen otras cervezas triples.
Leffe Vieille Cuvée: Es una cerveza ambrée hecha a partir de malta de cebada que solo se vende en Bélgica. Tiene menos lúpulo, por lo que es menos amarga, y para tener ese color se suele mezclar con caramelo.
Leffe 9°: Es una cerveza en la que la fermentación se lleva a cabo a una temperatura más alta que la usual.
Leffe Rousse o la Leffe Printemps: Sería lo que se conoce como una cerveza ambrée mezclando parte de la malta sin tostar y parte tostada. Tiene un aroma muy especiado y un cuerpo medio. En principio solo se vendía a Italia pero la han pasado a producir como cerveza estacional de primavera.
la Leffe de Noël: Dada las dificultades de conservación en europa las brasseries ajustaban  su producción al ritmo de las recolecciones. Para poder acoger una nueva cosecha, en octubre vaciaban sus almacenes de grano braseando una cerveza que se consumiría a final de año, la cerveza de Navidad; una cerveza ale fuerte y densa.
Leffe Ruby: Esta es una “gurrada” de esas con frutos rojos muy dulce que no sabe para nada a cerveza.

Anuncios

8 comentarios el “Dinant

  1. bielix dice:

    Primera noticia de su existencia. Me ha encantado!

  2. alfo dice:

    muy instructivo, como siempre. me ha gustado
    nunca sales en las fotos!

  3. FIdel dice:

    Me gustan mucho tus analisis de tus viajes, muy completos y sacas muy buenas fotos, como la ultima foto!!

  4. Albert dice:

    Aaaaala!!! que vas a ser la responsable de un viaje a Bélgica. Todo parece tan bonito… y más con esas fotos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.