Basilea

De todas la ciudades de Suiza me quedo con Basilea.

catedral de Basilea

Pese a que la llegada no fue muy prometedora; a un pequeño y caótico aeropuerto compartido por tres países donde se les habían acabado los francos suizos (por suerte el autobús al centro se puede pagar en euros). Pese a estar todo el rato lloviendo y acabar realmente calada. Y pese a las malas críticas que me hizo Ruperta de la ciudad (más tarde me enteré de que solo se había asomado al río y poco más).

Saint Alban

Basilea es una ciudad con una espectacular vista al Rhin. Pero lo realmente bello es pasear por sus callejuelas con cientos de casas medievales que enseñan sus tejados a dos aguas con tejas de colores y el fachwerk de las fachadas.

Desde el aeropuerto, el autobús me dejó en la estación de tren y desde ésta bajé andando hasta el parque donde encuentra Saint Alban tor, una de las antiguas puertas en forma de torreón. Mis pasos estaban encaminados directamente hacia el Albergue de juventud.

Para ser un albergue es extremadamente caro. Está en un edificio super moderno, a la par que totalmente integrado (sorprendente) en el barrio medieval de Saint-Alban, a las afueras del altstadt (ciudad antigua)

Calles de Basilea

Este barrio es una parte preciosa de la ciudad y una visita muy obligatoria. Era una antigua zona del gremio de los papeleros. Entre varios canales que van al Rhin se suceden las casitas al más puro estilo Hansel y grëtel, con miles de colorines, contraventanas pintadas y todo tipo de decoraciones.

Según me acercaba, subiendo al altstadt, la densidad de casas tradicionales aumenta.

Domina la ciudad su roja catedral en el punto más alto (ayudada claro de sus dos torres góticas). Al lado de ella se extiende un amplio patio que deja las mejores vistas al río.

Por delante lo que hay son unas pequeñas casitas bajas, como si de unas cuadras de casas de campo se tratasen (para nada se tiene la sensación de estar en ciudad) En la plaza que forman se pone el marché de Noël que yo me esperaba que fuese mucho más espectacular (desde luego no es gran cosa por no tener no tenían ni siquiera los típicos belenes alemanes que Fu quería que le llevase)

Basel Rathaus

La bajada, por el otro lado es realmente más espectacular ya que por un pequeño callejón se entra a la muralla y se alzan, apoyadas en ella, las casas más antiguas y bellas de la ciudad. Es como estar transportado a la Suiza medieval.

En este estrecho corredor está la fuente del gallo, que tanta gracia me hizo. Es una fuente con un gran poste de madera y en lo alto la talla policromada de un gallo (como es tradición en todas las fuentes suizas, hay miles en Berna)

Rodeando esta calle y por casualidad, fui a parar al ayuntamiento. A estas alturas andaba mucho más que calada. Me estaba refugiando de la lluvia y de pronto estaba dentro en un edificio gótico con el cielo abovedado y pinturas barrocas. Salí al centro de la plaza para comprobar que, en efecto,  se trataba del imponente edificio rojo de 1504, con su tejado lleno de mosaicos (como las tejas de colores de la catedral)

Esta parte baja se vuelve mucho más decimonónica con los típicos palacetes europeos de la reconstrucción Haussmann y dos grandes calles comerciales que decidí no recorrer.

Ayuntamiento Basilea

Me aleje del centro hacia la puerta Spalentor. Es una de las puertas de la muralla que se conserva tal cual pero de nuevo el camino fue lo más interesante. Me reencontré con casitas tirolesas reconvertidas la mayoría en hoteles, restaurantes y con flores en diciembre.

Para intentar que la lluvia me diese una tregua entré en el local con más ambiente de la ciudad: el Hasenburg donde me comí un rösti mientras una decena de hombretones vestidos con sombreros tiroleses me enseñaban canciones en alemán.

El Rhin

Después de la fiesta, decidí enfrentarme al mal tiempo para ir al otro lado del río. Crucé por el antiguo puente (muy mono el mitlere brüke)

Al otro lado prometían un barrio muy antiguo. Las casas no las vi tan cuidadas y “de campo”  como en el altstadt o en Saint-Alban, pero si que es cierto que tienen un “algo”. Desde luego este barrio tiene más carácter que los otros, es más superviviente y menos turístico. No se engañen también hay casas bonitas y merece la pena ir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Suiza y etiquetada como .

3 comentarios el “Basilea

  1. jejejee!! la famosa Weihnachtspyramide…

  2. ¡Què bueno! Razonables hechos. Manten este espiritu es un articulo fantastico. Tengo que leer màs blogs como este.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.