Guayaquil

Es que en Ecuador todo me fue un poco hostil. Quizás las 11horas de vuelo más 3horas de retraso me habían dejado con el ánimo poco apacible. También contribuyó que en Grenoble hacia -15ºC y en Guayaquil opresivos, húmedos y tropicales 27ºC. Según bajé del avión noté como el catarro se habría paso desde el pulmón a la cabeza.

parque de las iguanas 1

Al llegar tuve problemas con las maletas. Casi me dan ganas de abofetear al de Iberia (y por otra parte, casi le doy un abrazo al de LAN por su profesionalidad) Encima cuando fui a dejar el país al día siguiente el de inmigración de forma paternalista me regañó y me explicó su opinión sobre que las mujeres solteras no deberían viajar solas (y eran las 5 de la mañana, Dios).

Estas penalidades me pusieron mohína. Solo pensaba en llegar a Hanga Roa con mis amigos para no estar sola y lamentaba terriblemente tener que parar en Lima al día siguiente todo un día. Intentando obviar estos detalles mis primeras impresiones de Guayaquil fueron: típica ciudad portuaria. Calles sucias, un aspecto de eterna ciudad de paso. Llamadlo carácter de ciudad portuaria, que se traduce en cutrez y sordidez.

parque de las iguanas 2

Bueno es que bien entendido estuve poco tiempo pero aún así no deja de ser la ciudad más moderna, comercial e industrial de Ecuador, es como el centro financiero. Se levanta frente al río Guayas en la desembocadura dónde se forma un estuario.

En el centro de la ciudad, (paralelos al muelle) las casitas son bajas y blancas (bueno grises, en algún tiempo pasado fueron blancas) Pero calles, tiendas, todo, tiene un aire destartalado. Mi hostal era realmente algo sencillo y de paso, fui desde el aeropuerto en taxi por 5$ (se manejan en dólares americanos)

Malecon 2000Dejé la maleta y salí pitando a coger otro taxi, porque al estar en el ecuador la noche cae a las 6 y no tenía tiempo que perder. En el poco tiempo que estuve pateé más bien poco, me moví en taxi para los desplazamientos.

Fui directamente al parque de las iguanas. Descubrí que en Guayaquil hay  muchas iguanas, hasta las vi por las ventanas de las casas. Pero es que hay un parque lleníiito. Están por todas las partes, en los árboles, en el suelo, tomando el sol en la hierba, meditando en las fuentes acompañadas de algunas tortugas… y no se van. Es realmente una de las imágenes más curiosas de la ciudad. Y es que hay que reconocerle que tiene sus rincones.

Este parque está en la parte más colonial manteniendo aún esa atmósfera. Antiguamente fue la plaza de armas (antiguamente en 1695) y en frente está la catedral. Es una catedral moderna de 1838 pero se me hizo tarde y solo la vi por fuera (tampoco es que me llamase mucho la atención)

faro de santa ana

Después de emocionarme con los bichitos volví al hotel. Esta vez lo tomé con más calma, me duché y como mi jet lag hace que tenga hambre a todas horas pregunté al de recepción que nos mandó (a otra pareja y a mi) al malecón 2000 que estaba a un par de manzanas.

A orillas del río Guayas se ha construido un precioso paseo para disfrutar del río. No solo que la caminata es más fresca que en el centro de la ciudad, además está lleno de tiendas, restaurantes, se puede disfrutar de algunos parques (si vas por el día) y de una arquitectura super moderna. Sobre todo, por la noche está lleno de vida. Es un lugar con ambientazo fantástico, que sorprende porque a juzgar por los alrededores no dirías que existe algo tan moderno y animado justo delante (al anochecer la ciudad quedó desierta, resultó que casi todo el mundo estaba allí)

Guayaquil

En mi paseo a lo largo del malecón vi una estatua dedicada a los libertadores, la línea del ecuador, el buque escuela de la armada… Es como un paseo marítimo en condiciones.

Al final se alza el cerro de santa Ana, recubierto de casitas muy coloridas que forman el barrio de las peñas. No puede evitar subir los 400 escalones que llevan hasta la cima donde hay un faro desde el que se ve toda la ciudad.

Me dio pena no haber visto este barrio con la luz del día. Fue donde la ciudad se fundó y es uno de los barrios más bonitos. Ha sido rescatado y restaurado, de forma que ahora está hiper cuidado, con sus casitas coloniales pintadas de todos los colores (veis esto también es típico de ciudad portuaria, lo hacían con la pintura que les sobraba de los barcos)

parque de las iguanas 3

De madrugada descubrí la suerte que había tenido aquel día que no me cayó una gota. A las 4 de la mañana oí como si alguien se duchase y pensé que era otro que tenía que coger como yo, a las 5 un vuelo. Pero no era una ducha, era la lluvia. Febrero es época de lluvias, y cuando llueve diluvia.

Anuncios

Un comentario el “Guayaquil

  1. Hola! Me han gustado mucho tus fotografías de Guayaquil. Quisiera publicar una de ellas en la revista en la que trabajo. Por favor escríbeme a gmoranekos@gmail.com.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.