Larache

Desde Asilah, atravesando los últimos bosques mediterráneos de alcornoque en África, se llega a la ciudad de Larache. En lo que es el valle del río lixus, se forma una gran explanada de salinas y al fondo se recorta la silueta de la ciudad. Mi tío trabajó durante años allí y la recordaba muy pueblo, pero tiene su tamaño considerable.

Castillo de la cigüeña

Para llegar nosotros cogimos un grand taxi que salió por 60 dirhams (éramos 5) y he de felicitar a mi madre y mi tía que, pese a haber dos adelantamientos de estos que se quedan 3 coches en dos carriles, contuvieron  los gritos en todo momento.

Antes de entrar a la ciudad, a unos 4 km, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad romana de Lixus (Son muy ruinosas, estilo Cástulo, esto ya depende de cómo le guste a uno la arqueología)

Plaza de españa

La ciudad nos recibió con los restos de la muralla de su alcazaba (hoy en ruinas) y pasada esta muralla, llegamos a la plaza de España. Si así tal cual suena. A partir del siglo XVI portugueses y españoles se interesaron por este pequeño promontorio y su puerto. España consiguió El-Araïch manteniéndola hasta el final del protectorado y entre muchos recuerdos dejamos esta plaza.

Zoco pequeño Larache

Lo curioso es que me recordó a una plaza de toros. Es del s.XVII, se trata de una plaza blanca redonda, rodeada de edificios hispano moriscos con fachadas dentadas blancas, con soportales y arcos. En ellos hay bares y por las tardes la gente se sienta en mesas a jugar a las cartas.  Tiene la puerta a la antigua medina, aparte de edificios emblemáticos de una época colonial de principios de s.XX como el casino o la casa de España.

Pero poco estuvimos aquí al principio porque teníamos ganas de ir al mercado. ¿Por qué al mercado? mis padres siempre que visitan una ciudad van a su mercado. Mi madre me dice que “solo así se puede conocer a la gente que la habita“. También compran cosas, a mi padre se le van los ojos tras las verduras (de las que coge semillas) y el pescado.

Mercado morisco de Larache

El mercado de Larache es un espectáculo de color y sonidos. Está en un edificio morisco restaurado pero también se extiende por las calles de los alrededores hasta bien entrada la noche. El edificio parece un antiguo almacén dividido en pasillos y rodeado por un patio de columnas. Los carniceros y los pescaderos exponen sus mercancías fuera (o en el suelo) mientras que el interior se reserva para las legumbres. En las calles, el pan, los dulces y las carretas que se hunden por el peso de las frutas y las verduras terminan de completar este delicioso cuadro animado y colorista.

Un consejo es, que hay que venir hasta aquí para ver el auténtico Marruecos.

Medina de Larache desde el puerto

El mercado está rodeado de muchos chiringuitos que funcionan estilo Essaouira. Aunque faltaba mucho para comer hablamos con uno de ellos y nos dijo que allí solo hacían sardinas (a 15dirhams medio kilo) y algunos primeros, pero que si nosotros comprábamos el pescado, él nos lo guardaba y luego nos lo hacían. Más tarde, cuando acabamos nuestro deambular, y pese algunas reticencias por parte de todos, la comida fuer superior. Eso sí no esperéis otra cosa que un servicio muy básico, pero la materia prima era excelente.

zoco de la alcaiceria Larache

Salimos al “paseo” marítimo que no es sino una calle que va por el acantilado. En ella por las noches se ponene los puestos de caracoles calientes y la gente pasea al caer el sol. Al sur se pareciaba el macrocementerio y hacia el norte, que es donde nos dirigíamos, el antiguo fuerte de la cigüeña. Está en ruinas, queda muy  de postal en las fotos pero nada más. Cuando más tarde cruzamos la medina, conseguimos llegar hasta la plaza Makhzen donde se encuentra el castillo. Es una explanada desde la cual se contempla el estuario del Loukkos, y las salinas (pero evitad mirar la basura de alrededor)

Seguimos bajando por esta calle hasta el puerto. Este camino va paralelo a la medina de forma que se puede apreciar toda su belleza desde fuera. Esta parte de Larache tiene la apariencia de pueblo donde resulta agradable ver sobresalir las bonitas casas blancas cuadradas con ventanas y puertas azul cielo.

Disfrutamos un rato por el puerto reformado a principios del sXX (sobre todo mi padre se aseguraba de haber sacado a buen precio el pescado que compró antes) Todavía había pescadores faenando aunque la mayoría vendía su mercancía en los alrededores. También había el mismo tipo de chiringuitos con brasas donde te hacían el pescado.

En el mercado de larache

Y de aquí nos internamos en la antigua medina por la que subimos callejeando.

Ooooh!! Nunca podré dejar de recordar lo bonita que es. Si, es cierto que es pequeña y está deteriorada pero es tremenda. Con sus pasadizos, callejuelas en pendiente, que descienden hacia el mar, giros imposibles, llena de gente. Sus placitas ofrecen el magnífico espectáculo de los mercados al adentrarnos en sus blancas callejuelas estrechas y retorcidas, experimenté una gran tranquilidad y me dejé mecer por el agradable exotismo que allí reina.

Después de nuestra subida, llegamos al pequeño zoco, el corazón de la medina sin duda. El zoco S’hrir, justo a la entrada de las puertas de plaza de España, está en una plaza abierta donde, a parte de algunas frutas y verduras,  se venden objetos de segunda mano. La agitación, las voces de los mercaderes, es una ciudad viva. Lo sigue un zoco cubierto que va hacia el mar, el de la Alcaicería. Y lo mejor ni un turista, ni una tienda que no fuesen de primera necesidad…

Mercado de larache

Una medina de verdad. La disfruté tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.