Sendero del río Truful

Dentro de la reserva natural de huilohuilo, optamos por hacer el sendero del río Truful. Según los folletos que nos encontramos en el recinto el paseo es de unos abordables 3.5km y muy llano, apenas un desnivel de 100m. El precio 5000 pesos chilenos.

prado al pie del volcan

Fuimos en coche desde los edificios de la reserva hasta casi la entrada a Neltume donde nos encontramos con otro portalón (estilo Jurassic Park) Allí aparcamos.

tramos de escaleras huilohuilo

Le explicamos a la chica de la entrada lo que queríamos hacer, nos cobró y nos señaló con la mano por dónde empezaba el camino y cuáles eran las señales que teníamos que seguir (un pollo fluorescente).

Pasamos delante de un parque infantil que hay al lado del portalón y localizamos el sendero que empieza con un camino poco marcado, salvo por los pollos que usan de señalización. Este camino empieza atravesando una llanura de pasto seco con inmejorables vistas del volcán Mocho-Choshuenco. En ella pastaban miles de bandurrias estaban muy cerca y no paraban de piar de esa forma tan curiosa suya (yo hasta este viaje no las conocía y me siguen pareciendo unos animalitos la mar de curiosos) Según andábamos miles de saltamontes se apartaban a nuestro paso. Nos dirigimos en línea recta hacia el volcán que exhibía sus helados glaciares en pleno otoño.

rio Truful

El sendero gira a la derecha al llegar a los árboles y se adentra en un bosque denso. La pisada del camino, en este primer tramo de bosque seguía igual de poco trazada que en el pasto y de pronto nos encontramos que el camino se cortaba atravesado por un grandísimo tajo de tierra que cruzaba todo el bosque. Como si una buldócer acabase de pasar para hacer una carretera. Se nota que estaba recién hecho y poco previsto porque tuvimos que reptar un poco por el tajo, atravesar la carretera y por fin volvimos a encontrar el camino al otro lado, esta vez con escaleras de madera por las bajamos.

bosque humedo templado

A pesar de que bajamos un poco, todavía no llegamos al río sino que lo fuimos remontando paralelamente a la orilla pero a cierta distancia a través del denso bosque, mucho más denso que el bosque superior que habíamos dejado atrás. En esta maraña de troncos empezamos a ver miles de copihues rojos colgando de entre las copas. Hasta Elise y Pancho se sorprendieron porque aunque sea la flor típica de Chile es muy difícil de criar (era la primera vez que Elise en 20 años la veía) En este bosque había muchísimos que brillaban con un flamante rojo entre el verdor del bosque húmedo templado, que por cierto no dejaba de sorprendernos. Las copas de coigues y canelos se encontraban a decenas de metros por encima de nuestras cabezas, la espesura y el verdor eran incomparables.

tajo en mitad del camino

Por fin descendimos hasta el río y empezamos a seguir la corriente a cierta altura desde su rivera, no hay pasarela pero sí una valla de madera para no caerse, ya que la orilla es inexistente. Pasado medio kilómetro, en el que fuimos descendiendo río abajo por la orilla, nos encontramos con una escalera de madera por la que subimos y parecía que momentáneamente nos alejaríamos definitivamente del Truful.

Pero de pronto las pasarelas de madera volvían a bajar, en un descenso muy vertical en el que aproveché para resbalarme en la madera mojada y darme un buen culetazo, hasta llegar a la parte más bonita de este bosque.

copihues

No había llovido la noche de antes y sin embargo todo estaba empapado de rocío. Por los troncos, suelos y paredes asomaban sin cesar algunas fexias (pocas) pero también mucho mucho líquenes, paraguitas y pompones. Finalmente el camino se adentraba en la sombra más profunda de los fríos arrayanes rojos. El camino iba totalmente pegado a la pared de piedra de la rivera derecha del río donde crecía un auténtico jardín de cintas que la acolchaban por completo y entre una arboleda tan densa que el sol no podía pasar. Estaba muy oscuro, vamos.

Paralelos a esta pared fuimos subiendo poco a poco por una pendiente moderada alejándonos del río. El bosque empezó a clarear hasta una curva a la derecha donde el camino pasó a ser una huella en la que apenas cabía una persona entre la pared y la valla de madera que en todo momento nos acompañó.

Cuando el camino por fin se ensanchó decidimos sentarnos en el forraje marrón del suelo del bosque a comer  nuestros bocatas pero: ¡¡ojo, cuidado con las tarántulas!! Nos encontramos alguna por el camino (cosa que nos emocionó bastante) pero el problema no son las mordeduras sino que dejan unos pelitos urticantes por donde andan…

bosque húmedo templado

Al final notamos como la pendiente se hacía menor (aunque en general, salvo los tramos de escaleras, el sendero es muy llano) y el camino se aleja definitivamente del río, el bosque dejó de ser tan húmedo y frondoso cambiando por completo. El suelo, lleno de raíces, hace como una escalera natural que te lleva hasta los últimos metros del camino.

tarantulas huilohuilo

Pero al llegar a este punto en vez de volver a la salida hicimos caso a las recomendaciones de la chica de la puerta que nos dijo que el sendero del Truful terminaba justo donde empieza el sendero a los saltos del Huilohuilo y el Puma. Aunque si no nos lo hubiese dicho el gran estruendo que se oía hubiese podido con nuestra curiosidad.

inmenso bosque huilohuiloUPDATED:

Vale que según escribí esta entrada me limité demasiado a los datos más técnicos del paseo y apenas os he comentado lo muuucho que me gustó. Pero es que me dejó sin habla este bosque tan profundo. Solo tenéis que mirar las fotos, en especial esta última, para ver la inmensidad a la que intento referirme pobremente y lo sobrecogedor del paisaje (porque una imagen vale más que mil palabras)

 

Anuncios

2 comentarios el “Sendero del río Truful

  1. alvaro dice:

    Increible la memoria que tienes para recordar todo el camino, que era muy bonito pero muy parecido todo el rato! Sin duda una excursion que merece mucho la pena, y el remate de las cascadas es muy agradecido después de la caminata.
    Enhorabuena por este magnifico blog para viajeros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.