Rumbo a los mares del sur: Las islas encantadas

galapagosHace dos años, ante la perspectiva de cumplir los 30 hablamos de hacer todos juntos un maravilloso viaje a algún lugar inesperado.

Como a todos nos gusta mucho la naturaleza, entre otros fantásticos nombres salieron las islas Galápagos.

La idea se quedó en eso, una simple charla entre amigos. Al año siguiente llegaron los 30 y no hicimos nada especial (bueno, ejem recorrernos las indómitas tierras de Chiloé)

Seymour sur

Pero este año me llegó un mensaje al móvil “Tenemos billetes para Galápagos ¿vienes?” “eeh, no, no puedo, voy a Costa de Marfil” “bueno pero puedes venir igualmente” “no, no puedo” Después de esta pequeña conversación, en dos continentes se desarrollaron dos curiosas conversaciones:

Francisco le preguntó a Elise “¿entonces no vienen?” a lo que Elise contestó “Es Rocío démosle una semana, ya verás”.

Y En Europa mientras tanto no sabíamos que hacer en semana santa, queríamos un viaje con más gente. Alfo ponía carita de perrito abandonado y de pronto se me iluminó algo en la cabeza “¿Y si nos vamos a las Galápagos con Elise y Pancho?” y a él se le iluminaron los ojos “Pero, pero eso es genial, es que no sé en qué estábamos pensando, ¡escríbeles!”

pescadores en puerto ayora

¿Por qué las Galápagos?

Solos voy a decir una cosa, puedo afirmar que NO HAY NADA IGUAL EN EL MUNDO, es un lugar único. A nosotros nos encanta la naturaleza en su estado más salvaje y eso es a lo que se viene a disfrutar aquí.

Isabela

Hasta hace unos años la única forma de visitar las Galápagos era en crucero, pero son caros (De hecho en alguna guía te advierten que los que tienen ofertas de 1000-2000$ pueden llegar a ser terribles. Si estáis pensando en esta opción os costará una semana 3000-4000$ sin tener en cuenta los vuelos)

Como os podréis imaginar eso se nos iba de presupuesto. Estuvimos 7 días gastándonos unos 750$ (dormir, excursiones, comidas, entrada al parque…)

rayas en el puerto

Nosotros fuimos QuitoBaltra y la vuelta fue BaltraGuayaquil pero el avión es el mismo ya que todos hacen escala en Guayaquil. Los billetes nos salieron por 200€ ida y vuelta con LAN.

puerto chino

Aunque está explicado en más de algún sitio, para ahorraros esperas innecesarias: Previamente, antes de viajar, desde tu casa, hay que rellenar este formulario del ministerio de Ecuador. Al llegar al aeropuerto NO hay que ir a facturar. Lo primero que hay que buscar es una oficina donde vendan la INGALA (es como una tarjeta de tránsito que cuesta 10$) Después pasas por una puerta y unos señores te revisan el equipaje (no lleves ni semillas, ni madera, ni comida) y te lo sellan. Sin ese cerrojo que ponen, jamás te dejarán facturar (es sencillo pero son tres colas que hay que hacer).

lobo de mar en san cristobal

Al llegar pagas 100$ de entrada y te ponen un precioso sello en tu pasaporte.

Por fin llegamos a Seymour sur que es la isla del aeropuerto. Impacta lo áridas que son con sus chumberas gigantes. El calor y el sol caían de pleno. En abril, que es cuando fuimos, el calor es insoportable y os juro que soy de las personas que mejor soportan el calor. Nos contaron que para julio sopla la garúa y hace frío (baja a unos 15ºC)

leon dormido

Salir del aeropuerto es un show, primero tienes que montarte en un autobús de tu compañía que en unos 5 minutos te lleva al embarcadero. Este trayecto es corto, pero los autobuses se llenan. En el embarcadero hay minibotes y ferris que por 2$ te llevan al otro lado. Y en la isla de Santa Cruz hay decenas de taxistas y autobuses esperando. Pero calcular, no calculan muy bien. Se empeñan en llenarlos a tope, solo que éste sí que es un trayecto largo. Uno consiguió meter nuestras mochilas en el maletero pero luego le dijo el conductor que no cabía ni un alma (ni siquiera de pie) Bajamos y a los pocos minutos ya estábamos montados en otro autobús camino de Puerto Ayora.

snorkel

En el puerto compramos directamente el pasaje para el barco que nos tenía que llevar a la isla de San Cristóbal (son 30$ por trayecto y salen a las 2 de la tarde) Comimos y nos fuimos para el barco… el trayecto de 2 horas fue más conocido como “el barco de la muerte”. Íbamos completamente pegados, a la capacidad máxima de un barco de pesca reconvertido en transporte de personas. Con un calor, en una cabina donde no corría nada de aire pero entraba todo el sol sofocante. Había muchos niños pequeños y tres de ellos se pusieron a vomitar con lo que algún adulto con propensión a marearse empeoró. Y tampoco nos podíamos cambiar de sitios porque desestabilizábamos el barco.

manglares

Por fin llegamos a Puerto Vaquerizo Moreno. El paraíso. Allí nos hospedábamos en las cabañas Don Jorge, justo en frente de playa Man y estuvimos tres días. El primero contratamos a un taxista para todo el día y así exploramos la parte alta de la isla. Para el segundo día, el mismo día en que llegamos contactamos con un club de buceo y nuestra excursión fue a León dormido. Esa tarde a la vuelta fuimos hasta la Lobería. El último día en San Cristóbal lo dedicamos al cerro Tijeretas y punta Carola.

cerro tijeretas

Volvimos a Puerto Ayora (he de decir que poco a poco me acostumbré a los trayectos de 2 horas pero son bastante penosos) Hemos de reconocer que después de estar en San Cristóbal que era como nuestro paraíso, fue como un shock volver a Santa Cruz. Puerto Ayora nos parecía como una ciudad donde era imposible ver nada. Eso sí tiene muuuchas más facilidades para el visitante y desde aquí hay muchas agencias de viaje que hacen visitas a islas inhabitadas.

iguana terrestre

El primer día hicimos lo mismo que en San Cristóbal, contratamos un taxi para todo el día para ver el interior de la isla. Esa tarde aprovechamos para ir a la estación Darwin. Luego nos paseamos por el centro y decidimos que teníamos que irnos a ver otras islas. Pero los viajes a islas deshabitadas costaban mínimo ¡¡¡ 100-150$ !!!

los gemelos

Le contamos nuestro problema a una chica que vendía tours y nos dijo que es que por eso recomendaban a todo el mundo entrar por Santa Cruz y salir por San Cristóbal. Porque San Cristóbal es lo más. Lo que nos sugirió era que fuésemos a Isabela. Si en un tour sale por 90$ ir a Isabela por tu cuenta te sale por 60$ Además lo sabemos porque le preguntamos al de los botes (30$ el trayecto) y nos dijo que íbamos a ir en el mismo barco que los de los tour organizados.

manzanillo

Hicimos un viaje relámpago (teniendo que coger dos “barcos de la muerte” de 2 horas cada) a Puerto Villamil. Probablemente sí que tengan razón y sea la isla más bonita, pero en plan “estoy lejos del mundo sin civilización y relajarte”

Los últimos días volvimos a la exploración de Santa Cruz, yendo a las mejores playas, a bahía tortuga, a los alemanes, incluso fuimos hasta las grietas solo que ese sitio nos dió un poco de grimilla.

santa cruz

Nada más llegar a las islas nos hicimos con un folleto donde aparecen todos los puntos que se pueden visitar. Lo que echamos de menos es que en algunos es obligatorio ir en grupo organizado con guía naturista pero no se indica cuales son. Todos los que he mencionado (menos León dormido) se pueden visitar por tu cuenta. Lo de los guías naturistas pues es una lotería. Solo pueden ser los nacidos en las islas pero corre el rumor de que los mejores están en los cruceros. Nuestra muy corta experiencia fue la del que iba con Elise en León dormido. De naturaleza sabía más bien poco, y de inglés no sabía nada. Resultó que Elise era la única en el grupo que hablaba castellano, así que ella tuvo que ir traduciendo.

iguanas de mar

¿Qué es lo que tienen las galápagos? pues que yo me bañaba todos los días en una playa con lobos marinos bebes que venían a jugar. Que estabas en tu toalla y al lado una iguana tomaba el sol sin inmutarse. Que miraras a donde miraras había animales sin importarles que estuvieses allí. Lo que sí tenemos claro es lo que disfrutaría un niño de unos 8-12 años en un lugar como ese, así que no descartamos volver con prole.

bahia tortuga

Cruzando el Ecuador

Otra vez el blog ha estado en silencio pero ¡¡¡es que me he pasado un mes en Ecuador!!! He de reconocer que ha sido un destino completamente inesperado

equateur08.cdr

¿Por qué Ecuador?

Pues tratándose de Sudamérica en general los países ofrecen mucho contraste de paisajes y climas, pero el disfrutarlos en un mismo viaje normalmente va asociado a viajes de cientos de kilómetros. Ecuador para eso es un país muy manejable que tiene desde el clima tropical de la costa, a la cordillera de los Andes pasando incluso por la selva Amazónica (y todavía no he incluido las Galápagos en la cuenta)

quito panorama

Una vez conocimos nuestro destino me puse a buscar información y… Nada, apenas nada de información del país. Poco a poco (descubriendo blogueros que desconocíamos), a cuenta gotas empezamos a encontrar información turística del país y nos fuimos haciendo una idea, decidiendo qué visitar y qué no.

Llegamos a Quito y estuvimos allí tres días alojados en el hostal colonial house Quito muy colorido, acogedor y cercano al centro. El típico lugar donde los mochileros pasan laargas temporadas.

quito viernes santo

Uno de esos días (coincidiendo con el sábado, día de mercado) cogimos el trole y un autobús hasta la estación en el norte de la ciudad, Carcelen. Allí tomamos un autobús que tardó casi tres horas por una Panamericana completamente en obras hasta el pueblo de Otavalo (volvimos por la noche).

Después de esos tres días, volvimos a recorrer el largo trayecto hacia el aeropuerto (al aterrizar tardamos como 2 horas y media al centro porque estaba totalmente atascado. Hay tres vías por carril, pero luego se llega a un puente de una sola vía y eso se hace completamente imposible). En pleno vuelo nos juntamos con Elise y Francisco para nuestra aventura en Galápagos.

quito

Como mucha gente pregunta solo por este punto y además la explicación se vuelve larga, me entretendré en esta parte del viaje en una entrada a parte. Os indicaré que fuimos y volvimos desde Baltra, porque cuando compramos billetes Elise y Francisco no podían elegir un aeropuerto diferente de entrada y salida. Estuvimos 7 días, 3 noches en San Cristobal (en las maravillosas cabañas Don Jorge) y 4 en Santa Cruz (en la modesta pensión germania pero para nosotros teníamos todas las comodidades).

galapagos

De vuelta al continente nos bajamos del avión en  Guayaquil, ciudad que no visitamos (todavía sigo guardando un recuerdo un poco pffff de ella) porque teníamos el tiempo justo para coger un autobús hacia Cuenca. Optamos por el que es más caro pero tarda menos tiempo (unas 4 horas), atravesando el Parque Nacional las Cajas. Bueno bueno bueno, ¡Qué carretera! ¡Qué espectáculo! ¡Qué belleza! ¡Qué memorable atardecer mientras subíamos por las montañas repletas de palmeras! merece la pena.

punta carola

En la colonial ciudad de Cuenca pasamos dos noches en el hostal Villa del Rosario. Muy céntrico, pequeñito, super mono. Era super bonito pero no sé por qué yo no encontraba la habitación acogedora. Y la ciudad de Cuenca me causó más o menos el mismo sí pero no. Es muy bonita, y pequeña. Tan pequeña que en medio día le habíamos dado 3 vueltas así que se nos quedó como corta.

el manzanillo

De Cuenca cogimos un autobús a Alausi (si, esta parte del viaje tuvo muuchas horas de autobús pero es el medio utilizado para desplazarse, es barato y hay inmensidad de servicios). El caso es que la distancia hasta este pueblo no es tanta, pero la panamericana es estrechita y con miles de curvas en este tramo por las montañas. Casi siempre fuimos rodeados de una profunda niebla (incluso estuvimos temiendo por el día siguiente nuestra bajada a la nariz del diablo) Y así rodeados de algodones llegamos al pequeño pueblo en medio de la nada. Allí no habíamos reservado nada, pero fuimos super eficaces. Llegamos al bar debajo de la pensión San Pedro, preguntamos y por 30$ la noche teníamos una ENORME habitación super cómoda. Lo que quedó de ese Martes lo dedicamos a explorar los alrededores, porque tuvimos la mala suerte de que los martes a las 15 horas ya no sale el tren. Fue al día siguiente cuando madrugamos para ir a comprar los primeros billetes del día y bajar hasta Simbabe.

sombrero de paja toquilla

A la vuelta a Alausi cogimos otro autobús hacia Riobamba. Este fue un punto controvertido del viaje, no sabíamos dónde pasar la noche. Estábamos entre Latacunga o Riobamba pero no para quedarnos en ellas, sino como base de operaciones para ir a algún highlight de los andes como el Cotopaxi o el Chimborazo. Peeero de pronto surgió Baños y Alfo dijo que le gustaría pasar por allí sí o sí. Así que triangulamos a la perfección para pasar al menos día y medio en Baños. Peeero, el atleti llegó a semifinales de la champions. En vez de ir de un tirón desde Alausi a Baños, Alfo me pidió parar 3 horitas en Riobamba para ver el partido.

san cristobal

A Baños al final llegamos de noche, porque fue la única vez que tuvimos que esperar casi una hora a que saliese el autobús. Fuimos por la nueva línea de servicio de Riobamba a Baños, que prácticamente hace una circunvalación a Ambato (sigo sin saber si merece la pena no coger la Panamericana hasta Ambato) Nos hospedamos en el hostal chimenea (no confundir con el hotel chimenea). Se trata de un lugar genial, también otro de estos sitios donde mochileros de todo el mundo pasan una larga temporada. La verdad es que nos dio muuuucha rabia estar tan poco tiempo, ni siquiera nos dio tiempo a ir a los baños termales, es un pueblo a los pies de un volcán (que desde el mismo pueblo no se puede ver la cima) rodeado de espesas montañas verdes de las que caen cascadas. Es espectacular y si te gusta la aventura hay miles de cosas que hacer.

baños

Pero nosotros el día 1 por la noche obligatoriamente teníamos que estar en Latacunga. Y encima por ser día 1 el último autobús salía de Baños a las 16:00. Pasamos tan solo una noche en esa ciudad. No es que sea gran cosa pero el mayor atractivo son los trekkins al Cotopaxi, y el hostal (hostal cafe Tiana) en el que nos hospedamos, en pleno centro, parecía el mejor lugar como punto de exploración. Los dueños, super activos organizaban ellos mismos las rutas, otro lugar muy de mochileros y muy dinámico.

Lo importante en nuestro viaje era que el día 2 a las 10 de la mañana teníamos que coger un vuelo desde el aeropuerto de Latacunga hasta la ciudad de Coca de Orellana. Este iba a ser el final espectacular de nuestro viaje ¡LA SELVA! (haber hecho este trayecto en autobús suponía unas 11 horas de viaje)

volcan tungurahua

Tan solo el aterrizaje en Coca fue impresionante. En esta zona hay unos cuantos super lodges de lujo y casi todos ofrecen packs de 4 días/3 noches, pero los precios obviamente se nos iban mucho de lo que estamos acostumbrados. Otra opción más económica es ir con un guía (es obligatorio ir con guía) y acampar en la selva (cosa que mi madre rotundamente me prohibió) Al final después de mucho buscar encontramos un logde que sí que nos podíamos permitir, por unos 560€ (fue el regalo de cumpleaños de mi padre) El Sani. Al principio leímos que era de una comunidad indigena y pensamos que era publicidad. Pero al investigar más era cierto, pertenece a una comunidad, y además lo llevan fenomenal, nos encantó, fue un plus para nosotros que el dinero fuera directamente a la comunidad.

parque nacional yasuni

El avión de Latacunga llegó como con 1 hora de retraso y fuimos volando en un taxi hasta el embarcadero en el hotel la misión. Allí les encontramos a los pobres esperándonos ¡y es que éramos los únicos huéspedes del hotel! Decían que estaban en temporada baja pero en los otros lodges parecía haber más gente (me dio pena) Por otra parte parecía que estuviésemos de viaje de luna de miel… Aquí empezó mi no saber cómo comportarme. Ellos remaban y tu tenías que recrearte, pero es una forma de viajar a la que no estoy acostumbrada, el que llevasen ellos mi mochila, el que remasen ellos y nosotros no hacer nada, el no participar, el que te esperasen todos los días con un coctel o zumo en el embarcadero…

aterrizaje coca

En cuanto al viaje, increíble, hay tantos puntos que resaltar. Llevabámos jornadas de 7 de la mañana a 10-11 de la noche para aprovechar las horas de luz al máximo. Lo que os tengo que contar es sobre las historias que circulan de viajar por Ecuador. Al parecer ha cambiado mucho, no sufrimos apenas ningún percance. Cogimos taxis sin problemas (están muy bien señalados cuales son los legales y la mayoría llevan camara en el interior) Los autobuses son lentos pero eficaces y baratos, suelen llevar un ayudante del conductor que hace como de azafato, en algunos ponen música y en otros películas. Quito no es peligrosa para el viajero, como antes, de hecho hay como una zona moderna “turística” de la que huimos pues el centro es muy cómodo, lleno de policía y estuvimos muy a gusto.

selva amazonica

Los 19 días de viaje incluyendo aviones desde Madrid, comidas, caprichos y todo nos salió por 2200€. En lo que es la parte continental comer es super barato 1$-2$ por cabeza. Las islas Galápagos son las que suben el presupuesto, tanto el alojamiento, como las comidas, las excursiones y entrada al parque… todo es mucho más caro.

Guayaquil

Es que en Ecuador todo me fue un poco hostil. Quizás las 11horas de vuelo más 3horas de retraso me habían dejado con el ánimo poco apacible. También contribuyó que en Grenoble hacia -15ºC y en Guayaquil opresivos, húmedos y tropicales 27ºC. Según bajé del avión noté como el catarro se habría paso desde el pulmón a la cabeza.

parque de las iguanas 1

Al llegar tuve problemas con las maletas. Casi me dan ganas de abofetear al de Iberia (y por otra parte, casi le doy un abrazo al de LAN por su profesionalidad) Encima cuando fui a dejar el país al día siguiente el de inmigración de forma paternalista me regañó y me explicó su opinión sobre que las mujeres solteras no deberían viajar solas (y eran las 5 de la mañana, Dios).

Estas penalidades me pusieron mohína. Solo pensaba en llegar a Hanga Roa con mis amigos para no estar sola y lamentaba terriblemente tener que parar en Lima al día siguiente todo un día. Intentando obviar estos detalles mis primeras impresiones de Guayaquil fueron: típica ciudad portuaria. Calles sucias, un aspecto de eterna ciudad de paso. Llamadlo carácter de ciudad portuaria, que se traduce en cutrez y sordidez.

parque de las iguanas 2

Bueno es que bien entendido estuve poco tiempo pero aún así no deja de ser la ciudad más moderna, comercial e industrial de Ecuador, es como el centro financiero. Se levanta frente al río Guayas en la desembocadura dónde se forma un estuario.

En el centro de la ciudad, (paralelos al muelle) las casitas son bajas y blancas (bueno grises, en algún tiempo pasado fueron blancas) Pero calles, tiendas, todo, tiene un aire destartalado. Mi hostal era realmente algo sencillo y de paso, fui desde el aeropuerto en taxi por 5$ (se manejan en dólares americanos)

Malecon 2000Dejé la maleta y salí pitando a coger otro taxi, porque al estar en el ecuador la noche cae a las 6 y no tenía tiempo que perder. En el poco tiempo que estuve pateé más bien poco, me moví en taxi para los desplazamientos.

Fui directamente al parque de las iguanas. Descubrí que en Guayaquil hay  muchas iguanas, hasta las vi por las ventanas de las casas. Pero es que hay un parque lleníiito. Están por todas las partes, en los árboles, en el suelo, tomando el sol en la hierba, meditando en las fuentes acompañadas de algunas tortugas… y no se van. Es realmente una de las imágenes más curiosas de la ciudad. Y es que hay que reconocerle que tiene sus rincones.

Este parque está en la parte más colonial manteniendo aún esa atmósfera. Antiguamente fue la plaza de armas (antiguamente en 1695) y en frente está la catedral. Es una catedral moderna de 1838 pero se me hizo tarde y solo la vi por fuera (tampoco es que me llamase mucho la atención)

faro de santa ana

Después de emocionarme con los bichitos volví al hotel. Esta vez lo tomé con más calma, me duché y como mi jet lag hace que tenga hambre a todas horas pregunté al de recepción que nos mandó (a otra pareja y a mi) al malecón 2000 que estaba a un par de manzanas.

A orillas del río Guayas se ha construido un precioso paseo para disfrutar del río. No solo que la caminata es más fresca que en el centro de la ciudad, además está lleno de tiendas, restaurantes, se puede disfrutar de algunos parques (si vas por el día) y de una arquitectura super moderna. Sobre todo, por la noche está lleno de vida. Es un lugar con ambientazo fantástico, que sorprende porque a juzgar por los alrededores no dirías que existe algo tan moderno y animado justo delante (al anochecer la ciudad quedó desierta, resultó que casi todo el mundo estaba allí)

Guayaquil

En mi paseo a lo largo del malecón vi una estatua dedicada a los libertadores, la línea del ecuador, el buque escuela de la armada… Es como un paseo marítimo en condiciones.

Al final se alza el cerro de santa Ana, recubierto de casitas muy coloridas que forman el barrio de las peñas. No puede evitar subir los 400 escalones que llevan hasta la cima donde hay un faro desde el que se ve toda la ciudad.

Me dio pena no haber visto este barrio con la luz del día. Fue donde la ciudad se fundó y es uno de los barrios más bonitos. Ha sido rescatado y restaurado, de forma que ahora está hiper cuidado, con sus casitas coloniales pintadas de todos los colores (veis esto también es típico de ciudad portuaria, lo hacían con la pintura que les sobraba de los barcos)

parque de las iguanas 3

De madrugada descubrí la suerte que había tenido aquel día que no me cayó una gota. A las 4 de la mañana oí como si alguien se duchase y pensé que era otro que tenía que coger como yo, a las 5 un vuelo. Pero no era una ducha, era la lluvia. Febrero es época de lluvias, y cuando llueve diluvia.