Almanzor

El Almanzor con 2592m, es el pico más alto del sistema central y se encuentra en la sierra de Gredos, en Ávila.

Almanzor-1

Maria y yo teníamos super clavada la espinita de la famosa vez que intentamos llegar a Hoyos del Espino (Prometido que esa puede ser la historia más surrealista que hayáis podido oir, y que algún día os contaré)

Para celebrar que me acababa de comprar mi propio coche fuimos hasta Hoyos del Espino. Pero echamos un poco el órdago, en plan “esta vez al Almanzor por nuestros cojones” Os voy a reconocer que eran de nuestros primeros días en la montaña y que si dos amigos nuestros no se hubiesen apuntado, nosotras dos solas nunca lo hubiésemos conseguido.

La plataforma

Hicimos noche en Hoyos del Espino y la subida al Almanzor fue en un solo día desde la plataforma (1770m), es decir 20 km (ida y vuelta) Era junio y teníamos luz suficiente, pero es verdad que a la vuelta estábamos un poco cansados y daba un poco de pereza, nos hubiésemos quedado gustosos en el circo una noche con las estrellas.

Digamos entonces que la subida al Almanzor tiene dos tramos, el primero muy preparado para excursiones familiares; que es ir hasta la laguna grande, no tiene ninguna dificultad. Se trata de un camino empedrado que quizás tiene un poco de desnivel a la hora de subir Barrerones (2200m) y luego baja hasta la laguna del circo (en total se hace en una hora y media)

subiendo barrerones

Este es un recorrido que de todas maneras recomiendo hacerlo si no se conoce la zona. Desde la laguna grande el circo es sobrecogedor. El paisaje montañoso es muy agreste, solo enormes rocas y rocas de granito por lo que parece que la laguna es un lugar muy frágil, cómo de cristal.

En la laguna grande está el refugio Elola, todo hay que decir que podemos decir muy poco sobre como nos trataron a nosotros y que daban la impresión de ser unos chulos de montaña tremendos. Pero es un buen sitio donde pasar la noche para atacar las cimas más de cerca. A partir de aquí hay unas indicaciones de madera que marcan el camino para la cima del Almanzor (3 horas de ascensión)

Portilla bermeja

El siguiente tramo es la subida en sí, hay que ir a la Hoya Antón, que está justo en la parte de atrás del refugio, donde en verano suelen quedar neveros, coger la portilla Bermeja hasta el collado del crampón y subir por el.

Es una zona con mucho desnivel lleno de rocas muchas veces inestables (vamos un canchal). Justo en la portilla del Crampón el desnivel aumenta considerablemente (hasta 50º) y el número de piedras disminuye con lo que queda una fina arenilla difícil de subir.

No recuerdo muy bien el motivo por el cual no cogimos la portilla del crampón (pero yo lo agradecí, porque no veía muy clara la subida por ahí donde en verano solo había arena). Así que subimos hasta el collado de la Bermeja y por el risco del Crampón rodeamos para llegar a la otra cara del Almanzor por donde se hace la subida a la cima. Para ello tuvimos que hacer un poco de cuerda, con un par de “pasos técnicos” (eso significa gatear un poco como las cabritas).

Almanzor cima

La subida final, una vez llegado a lo alto del collado del crampón, es la que no habríamos podido haber hecho solitas, y terminamos necesitando la ayuda de nuestros amigos para poder terminar. Se trata de una trepada con varios pasos de nivel II creo, pero en concreto hubo una roca que sin ayuda no me alcanzaba el cuerpo para poder subir.

La cima con el vértice geodésico es super aérea, no muy apta para los que sufran vértigo y pequeñita. Allí estábamos nosotros, era en aquella época nuestro pico más alto hasta la fecha, haciendo cumbre antes de las 13 con todo el sistema central a nuestros pies. Lo de hacer cumbre antes de las 13 era porque a las 8:00 nos pusimos a andar y nuestro experto montañero A. dijo que si hacíamos cumbre a las 13 nos podríamos llamar montañeros (nosotros mismos nos hemos autodenominado siempre “domingueros profesionales”)

Almanzor desde la laguna grande

Aunque estuviésemos en buena forma para hacer cima al medio día, de vuelta a la laguna grande estuvimos un buen rato tumbados en la hierba porque nos daba mucha pereza volver a subir barrerones para volver hasta la plataforma donde habíamos dejado el coche.

Anuncios