Caserta

¿Ni idea verdad? yo tampoco lo había oído en mi vida. No obstante absolutamente todos hemos visto Caserta. ¿Y eso? pues “La amenaza fantasma” “El ataque de los clones” “Misión imposible III” “El código Da Vinci” “Ángeles y Demonios” y una larga ristra de películas italianas. Si, yo también estaba bastante asombrada cuando, una tarde en La Feltrinelli, me descubrí leyendo esto en un pequeño recuadrito en la guía Lonely Planet de la Campania explicando que era uno de los lugares imposibles de perderse.

Con semejante recomendación y llenísima de curiosidad (¿extraño no? un sitio del que nunca has oído hablar pero al parecer has visto repetidamente), en una hora llegué a Caserta en tren desde Roma. El pueblo en sí, no es nada, simplemente una urbe que fue desarrollándose alrededor, lo importante es la regia. Ha sido uno de los grandes descubrimientos de mi estancia en Italia, un lugar muy interesante, con mucho encanto y … desconocido para el turismo.

Resultó que Carlos III (si si, el mismo, yo siempre creí que sucedió a su padre Felipe V en el trono, pero no fue así, al menos no tan directo) mientras su hermanastro era rey de España, él era el Virrey de Nápoles y las dos Sicilias. Decidió que el reino de Nápoles necesitaba un buen palacio y mejor protegido, concretamente el palacio real está en una situación muy poco estratégica como habrán podido comprobar si han viajado allí. Así que se fue unos kilómetros al interior y mando construir la regia de Caserta, que viene a ser a Nápoles lo que Versailles es a Paris.

Creo que llegué bastante tempranito y no había nadie (luego a la salida la cola era tremenda) Se puede entrar a la regia o solo a los jardines (2€ la entrada), siendo fin de semana, un montón de italianos vienen para pasar el día con la bicicleta, hacer pic-nic, pasear al perro… He de decir que nadie me pidió nunca la entrada durante mi recorrido por el palacio, luego para entrar a los jardines si.

Desde la fachada entre Barroca y Neoclásica, al palacio real se entra por el interior de una galería que atraviesa todo el edificio hasta el principio de los jardines. Las dimensiones son impresionantes, creo de hecho que se trata del edificio más grande que se construyó en Europa en esa época, y consta de unas 1200 estancias. Entre los arcos de la galería se abren a cada lado cuatro patios iguales. Y justo en el centro se encuentra el vestíbulo para subir al palacio.

Bueno pues por este vestíbulo con su escalera de honor es la gran joya del palacio. Una increíble escalera de mármol blanco y rosa flanqueada por leones (todo muy regio) que lleva a otro vestíbulo superior. Este vestíbulo superior (centro exacto del palacio) me pareció realmente impresionante; sus columnas, dimensiones y decoración me causaron una sensación de vértigo (todas las escenas del palacio del planeta Naboo están grabadas aquí). Justo en este punto se encuentra una capilla (justo en el día que fuí en la capilla estaban rodando una escena de alguna película) y se empieza el recorrido por los demás apartamentos.

El recorrido por el palacio es enorme. Me gustó mucho, sobre todo si te gusta encontrarte estancias decoradas con el estilo de la época. Os recomiendo fijaros en los mosaicos con parqué del suelo, y la pintura de las paredes que también me pareció muy coqueta (y digo coqueta porque algunas estancias como la sala del trono son todo oro y esplendor, pero la mayoría de los apartamentos están decorados como si de una casita de muñecas se tratase)

Después me fui a ver los jardines, que son de proporciones aún más descomunales e insospechadas. A la entrada del jardín alquilan bicicletas para recorrerlos (que no sería tampoco mala idea) o caballos.

Cerca del palacío real, rodeándolo, se encuentra un jardín de estilo italiano con caminitos geométricos que recuerda a los de Bóvoli en Florencia y está cercado en los laterales por unos grandes árboles donde empieza el viejo bosque donde hay pequeños casinos (del estilo de villa Lante) y un estanque.

Realmente para un día de calor explorar las zonas a bajo los frondosos árboles del viejo bosque es lo más agradable pero si algún día vais a visitarlo, según se llega al parque, incluso antes de haber podido atravesar el jardín italiano en lo único que podreis pensar es en llegar al final del Passeggio.

El passeggio que hipnotiza al visitante, se trata ni más ni menos de una fuente de ¡3km de longitud! que baja desde la montaña hasta el palacio escalonada en varios niveles. Subiendo poco a poco, se pasa por diferentes terrazas con esculturas muy muy bonitas que adornan estanques, hasta llegar a la última. La fuente de Diana que se trata ni más ni menos que de una cascada de 80m.

Aquí arriba está la entrada para el jardín inglés, que empezó siendo un jardín botánico y también es muy agradable y fresquito. Durante todos los kilómetros del camino de subida no hay mucha sombra, salvo en los laterales pero no hay camino como tal bajo ellos.

Anuncios

Ercolano

Que conste que yo me había hecho todo este viaje a Nápoles solo por venir aquí. Y es que cuando yo tenía 7 años me regalaron un libro de arqueología (supongo que mis tías todavía albergaban alguna esperanza de que me dedicase a la historia) sobre lo sucedido en Herculano, si en Herculano y no en Pompeya, así que tenía especial interés y curiosidad.

Para llegar desde Nápoles hay que coger el circumvesuviana. El hombre de la taquilla fue super majo y me dio directamente un pase diario; ya que coger ida y vuelta sale más caro que comprar el billete de todo el día que te permite múltiples paradas con lo que puede aprovechar el día entero y ver las áreas arqueológicas, patrimonio de la humanidad, de Pompeii, Torre Annunziata y Ercolano. Sobre todo si, como a mi, le coincide que va en la semana del patrimonio cultural cuando la entrada a todos los sitios es gratuita.

¿Y qué diferencia estas excavaciones de las de la ciudad de Pompeya? Vereis no se puede aplicar el, vista una vistas todas porque en concreto éste es un sitio muy especial totalmente eclipsado por la fama de su vecina.

Ercolano (y por tanto el antiguo asentamiento de Herculano) se encuentra justo al pie del Vesubio. Y con esto quiero decir justo justo a las faldas, tanto, que no se puede ver la montaña. Al entrar en erupción la gente del pueblo ni siquiera tuvo tiempo de ver las fumarolas, no murieron ni siquiera asfixiados, sino del choque térmico de una bola de aire a 400º resultado de la erupción. Más tarde todo quedó sepultado bajo un lodo de cenizas y agua de mar, y olvidado, hasta que se encontraron los restos en el 1927 todo ha quedado intacto.

Si queréis viajar en la máquina del tiempo y saber cómo era realmente un pueblo pesquero en la época del imperio romano, hay que venir a Herculano. La mayor parte de las casas, a diferencia que en Pompeya, se encuentran enteras en pié y en perfecto estado, con camas, puertas, pinturas de terracota y hasta se conservan graffiti en las paredes que en sus días asombraron a los arqueólogos (donde si se sabe latín uno se da cuenta de que el hombre, siempre ha sido el mismo por muchos siglos que pasen) Es como un pueblo fosilizado.

Para llegar, desde la parada de la circumvesubiana, hay que seguir el letrero de scavi que te manda bajar por una calle, hasta casi el mar. Allí al final de esa calle, se encuentra un parque donde hay un gran letrero que pone scavi y la entrada más idílica no puede ser.

En la entrada hay un jardín para descansar que va bajando en forma de terrazas, rodeado de pinos que dan sombra, emparrados de rosas, jazmines y dragoneras. Y al fondo, el mar. Desde este paseo se puede evaluar muy bien los cambios que la erupción del Vesubio provocó. Para empezar Herculano era un puerto, y ahora se puede ver el mar a 200m de él, y desde luego, la gran fosa de más de 20m que rodea lo que fuera la antigua ciudad (se puede apreciar el contraste de los edificios modernos arriba y las antiguas casas dentro del foso)

Al contrario que Pompeya, esto es un pueblo chiquitito y manejable, ya desde arriba se puede observar que tiene un trazado de calles en forma de cuadrícula con cuatro avenidas principales (cardos). Y encima en la entrada SI que te dan un planito.

Los recorridos posibles son dos, o visitar primero la fosilizada ciudad y luego bajar al puerto (hoy lleno de sapitos) o al contrario. Y principalmente la visita consiste en irse metiendo en cada casa y re-descubrir los tesoros que alberga cada una. Por supuesto que muchos de los hallazgos están ahora en el museo arqueológico de Nápoles. No obstante aquí hay miles de cosas a parte de la estructura intacta de las calles, casas nobles, casas más modestas, algunas que conservan perfectos varios pisos que por los que se puede andar libremente, varias termas, tiendas con anuncios, ropas, miles de mosaicos (precioso sobre todo el Tritón de las termas femeninas), pinturas en las paredes … sinceramente un verdadero tesoro.

En los almacenes del puerto fue donde encontraron los cadaveres de 300 personas. En el 79 d.c. como ya he comentado los habitantes no supieron que se trataba de un volcán, lo que ocurrió fue que empezaron a sentir temblores y como en el 62 d.c. ya habían vivido un terremoto creyeron que se trataba de lo mismo, así que la mayor parte de la población fue a refugiarse en el muelle para intentar huir en barco. Todas las momias que se encontraron aquí  son de gente que se fosilizó tal cual estaba en menos de un segundo, la mayor parte es gente con miedo en el rostro, intentando huir. Hay un pequeño museo antes de entrar en las excavaciones donde se exhiben todo tipo de aparejos de pesca y barcos que se encontraron.

Bueno y déjenme contarles algo más de la ciudad moderna, Ercolano tiene un plus (supongo que esto emocionará más a las chicas) es el Mercato di Pugliano. Por la misma avenida que baja a las excavaciones, se encuentra hacia la mitad girando a mano derecha, y es un gran mercado (el más grande de italia) de ropa vintage donde se pueden encontrar gangas increíbles (claro junto a cosas super horteras).